Ángel González Abad - Los martes, toros

Sánchez Mejías, fue en Barcelona

En Barcelona tomó la alternativa ahora hace un siglo, en Barcelona se hizo matador de toros

Ángel González Abad
Actualizado:

Se cumplen ahora cien años de la alternativa en Barcelona de Ignacio Sánchez Mejías, sin duda, el torero que mejor ha conjugado la tauromaquia como hecho cultural de primera magnitud. Y fue en la plaza Monumental de la Ciudad Condal en donde este diestro se hizo matador de toros. El 16 de marzo de 1919 se anunciaron toros de Esteban Hernández para los dos ídolos Joselito y Belmonte, que respaldaban el paso al escalafón superior de un Sánchez Mejías que se había curtido en las plazas como subalterno de su cuñado, el pequeño de los Gallo.

El día resultó desapacible en lo climatológico y tenso en la plaza. Belmonte fue recibido de uñas, porque en las últimas tardes barcelonesas no había estado muy afortunado, y no lo estuvo en esta tampoco. La inseguridad en el ruedo de Belmonte no fue bien asumida por sus seguidores, que se enfrentaron duramente a los de Joselito, quien sí triunfó, aunque sin romper moldes. Hablan las crónicas de un escándalo entre los partidarios de uno y otro.

Y en medio de todo, Sánchez Mejías, que le cortó una oreja al de la ceremonia y fue aplaudido en el otro. «Joselito entrega estoque y muleta a su hermano político. Le abraza. El público aplaude», con este laconismo contó ABC la ceremonia de la alternativa de un torero que, además de arrebatar en los ruedos, fue, entre otras muchas cosas, escritor y dramaturgo, presidente del Real Betis Balompié, crítico de sus propias actuaciones y mecenas de la generación del 27. En ese año reunió a los Lorca, Alberti, Dámaso Alonso, Luis Cernuda, Gerardo Diego... con motivo del trescientos aniversario de la muerte de Góngora. Una tontería, vamos.

La cornada mortal que sufrió el 11 de agosto de 1934 en Manzanares inspiró una elegía que ha marcado un tiempo. El «llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías» de Federico García Lorca, mantiene vivo al mito.

En Barcelona tomó la alternativa ahora hace un siglo, en Barcelona se hizo matador de toros. Tauromaquia y cultura. Ignacio Sánchez Mejías.

Ángel González AbadÁngel González Abad