Viñeta de «El piloto del Edelweiss», de Yann y Romain Hugault
Viñeta de «El piloto del Edelweiss», de Yann y Romain Hugault - ABC

El Salón del Cómic alza el vuelo entre aviones reales y superhéroes descontrolados

La aviación protagonizará la cita barcelonesa, que celebrará los centenarios de «TBO» y Will Eisner

DAVID MORÁN
BARCELONAActualizado:

Tampoco hace tanto que el Salón del Cómic de Barcelonahizo trizas las estrecheces de la viñetas y sus exposiciones, cuidados ejemplos temáticos de la riqueza del octavo arte, empezaron a combinar completas secuencias de originales con la presencia de ingenios mecánicos, vehículos de leyenda a escala real e incluso tanques y tanquetas en perfecto estado de revista.

Una apuesta por la espectacularización que ha marcado grandes hitos del salón como las muestras dedicadas al cómic bélico o a las relaciones entre la automoción y la viñeta y que a buen seguro seguirá dando de qué hablar cuando la cita estrene el 30 de marzo su XXXV edición y los asistentes se tropiecen con un Mig 15 soviético de la guerra de Corea. O con un Polikarpov I-16, popularmente como el caza «mosca» republicano. O, en fin, con cualquiera de los aviones reales que servirán para dar lustre a «Cómics en vuelo», un repaso a la presencia de la aviación en la historia del cómic que convertirá la plaza del Univers de Fira de Barcelona en un hangar.

«Barón rojo»
«Barón rojo» - ABC

Ahí compartirán espacio páginas doradas de la historia del cómic como «Saint-Exupèry, el último vuelo» (Hugo Pratt), «Los ángeles de acero» (Víctor Mora y Víctor de la Fuente), «Hazañas bélicas» (Boixcar), «Porco Rosso» (Hayao Miyazaki), «Steve Canyon» (Milton Caniff) y «Pies descalzos. Una historia de Hiroshima» (Keijo Nakazawa) con aviones reales como una réplica del Monocoque Hedilla que en 1916 hizo el primer vuelo Barcelona-Palma, un helicóptero Huey de la Cruz Roja de la guerra de Vietnam o un Cessna 172 FRJ. Un despliegue de altura que se completa con el cartel realizado por el ilustrador Jaime Calderón, quien ha querido homenajear a las primeras mujeres aviadoras y reivindicar su espíritu aventurero.

Así, con la aviación como eje central y 50.000 metros cuadrados –un 10% más que el año pasado– para dar rienda suelta a la pasión por la historieta, el Salón del Cómic alza el vuelo y programa una de sus ediciones más ambiciosas con invitados como el dibujante argentino José Muñoz, el belga Bruno Gazzotti o el coreano Kim Jung Gi, un recuerdo especial a Víctor Mora, padre del Capitán Trueno fallecido el pasado verano, y la celebración del centenario del nacimiento Will Eisner,creador de «The Spirit»y pionero de la novela gráfica, de quien se exhibirán medio centenar de originales.

Deadpool
Deadpool - ABC

Otro centenario, el del nacimiento de la mítica revista «TBO», protagonizará la exposición «Humor blanco de TBO», un recorrido cronológico por la historia de la publicación y repaso a algunos de sus dibujantes de referencia como Opisso, Sabatés y Urda, entre otros. Los viajes de Tintín y la habilidad de Hergé para dar la vuelta al mundo sin despegar del papel y una inmersión en el universo Fanhunter de Cels Piñol destacan en el menú de exposiciones de un salón que se aleja de los superhéroes clásicos para dar voz a personajes mucho más ambiguos como Deadpool, Hulk, El Castigador,Juez Dredd, Lobo o Motorista Fantasma en «Superhéroes fuera de control».

El reto, una vez más, es superar la marca del año pasado y alcanzar los 120.000 visitantes –en 2016 fueron 118.00– y reivindicar el cómic como puerta de entrada a la lectura, propósitos para los que la organización cuenta este año con un presupuesto de 782.000 euros, un 10% más que el año pasado.