Vista panorámica de la Sagrada Familia
Vista panorámica de la Sagrada Familia - REUTERS

La Sagrada Familia conoció el importe de su licencia de obras en un mitin de Colau

El equipo de la alcaldesa, que ya había pactado hace meses regularizar la situación del templo, se jacta ahora de que «deberán pagar como todo Dios»

BarcelonaActualizado:

Las formas con las que el equipo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció el jueves el importe que cobrará a la Sagrada Familia, 4,5 millones en concepto de licencia de obras, ha sorprendido a los responsables de la basílica barcelonesa.

Según explicaron a ABC fuentes del templo, se conoció el montante a pagar por boca de la teniente de alcaldía de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, quien este jueves aprovechó un mitin de Barcelona en Comú para anunciarlo.

«No hemos recibido ninguna notificación. Fue un poco inesperado», afirmaron. Desde el patronato que se encarga de su construcción de la basílica evitan valorar el tono utilizado por Sanz, quien se jactó, desde las mismas puertas del templo expiatorio, de estar acabando con los «privilegios» de la Iglesia. «Deberán pagar como todo Dios», abundó la edil de los Comunes. «Sabíamos que era uno de los temas que podía salir en campaña», resumían ayer desde la Sagrada Familia antes de resaltar su intención de ponerse al día en el pago de la licencia de obras.

En octubre del año pasado, la junta constructora acordó con la alcaldesa Ada Colau regularizar las obras del templo después de más de 130 años. No en vano, la construcción de la basílica, uno de los monumentos más visitados de España, ha ido avanzando sin renovar los permisos que pidió el arquitecto Antoni Gaudí en 1885.

A pesar de la predisposición del templo y del acuerdo suscrito por el que se comprometía a pagar hasta 36 millones de euros en los próximos 10 años para compensar el gasto que el templo genera en la ciudad y el impacto que tienen sus visitantes en el barrio de l’Eixample, el equipo de Colau prefirió anunciar el importe durante un acto en plena campaña electoral antes que comunicarlo por los canales oficiales.