El Románico mediterráneo, Julio González y el Dadaísmo

El eje Barcelona, Toulouse y Pisa será protagonista de la exposición «Cataluña y el Mediterráneo en la plenitud del románico (1120-1180)» que podremos disfrutar de febrero a mayo de 2008. El MNAC

MARÍA GÜELL. BARCELONA.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El eje Barcelona, Toulouse y Pisa será protagonista de la exposición «Cataluña y el Mediterráneo en la plenitud del románico (1120-1180)» que podremos disfrutar de febrero a mayo de 2008.

El MNAC ofrece la oportunidad de acercarnos a una de las etapas más fructíferas y creativas del románico catalán con una muestra que incluye obras procedentes de museos de Italia, Francia, Inglaterra y Estados Unidos. No faltará una representación del legado del Maestro Cabestany, entre la que destaca el Tímpano de Cabestany, una de sus tallas maestras.

La directora del museo, Maite Ocaña, destacó que en esta exposición se podrán ver relieves que nunca habían estado juntos y subrayó que una de las salas recreará digitalmente (en tres dimensiones) el pórtico del Monasterio de Ripoll.

Tras el románico, la mirada se fijará en el movimiento dadaista de la mano de Marcel Duchamp, Man Ray y Francis Picabia, con una exposición en colaboración con la Tate Modern de Londres que reunirá trescientas piezas. Ocaña concretó que la muestra se verá primero en Londres y estará en el MNAC del 15 de junio al 28 de septiembre. Las fechas coinciden con el aluvión de turistas que seguro que cotizan esta primera colaboración con la Tate Modern.

«En noviembre el museo saldará una deuda con el polifacético Julio González», explicó la directora que está muy orgullosa de presentar la primera antológica dedicada en Barcelona al artista. La muestra incluirá esculturas de hierro, dibujos y objetos de este «renovador de la escultura» como lo tildó Ocaña. El siguiente artista que ocupará la sala de exposiciones temporales 2 del MNAC es Eugenio Lucas, discípulo de Goya que destaca por su originalidad y modernidad.

Ocaña desveló un secreto muy jugoso como la exhibición de las famosas pinturas de paisajes de Sorolla de la Hispanic Society que «probablemente» estarán en el MNAC en verano gracias al apoyo de Bancaixa.