TRIBUNA ABIERTA

Reforma laboral: competencias, proximidad, eficiencia

Creemos que la recentralización de las políticas activas en materia de empleo podría conllevar una pérdida de calidad y de eficiencia.

Actualizado:

HACIENDO uso de la potestad que nos confiere el Reglamento del Parlament, el Grupo Parlamentario de CiU ha llevado el Real Decreto de la Reforma Laboral a consideración del Consejo de Garantías Estatutarias. ¿Quiere decir eso que cuestionamos su necesidad? No, en absoluto. Lo hemos dicho desde el primer momento: nos gusta la música de la reforma laboral, por la imperiosa necesidad de sacudir un mercado laboral que mes a mes aumenta el número de parados.

A diferencia de otros grupos parlamentarios (PSC, ERC e ICV-EUiA) que cuestionan una parte relevante de los contenidos de la reforma, CiU acude al Consejo para disipar las dudas sobre si se adecua o no a nuestro Estatuto, en lo que se refiere a las políticas activas de empleo.

Creemos que la competencia que tenemos en este ámbito podría verse vulnerada por la reforma, lo que tendría una doble consecuencia. Por una parte, laminaria nuestro ámbito competencial, una razón por si misma suficiente para acudir al Consejo de Garantías Estatutarias. Y además, creemos que la recentralización de las políticas activas en materia de empleo podría conllevar una pérdida de calidad y de eficiencia. Necesitamos, pues, clarificar el contenido de las Disposiciones Finales 10, 11 y 12 del Real Decreto-ley. En CiU creemos que la proximidad es un criterio importante cuando se trata de ganar eficiencia en las políticas activas de empleo. Consideramos que el nivel autonómico proporciona un mejor conocimiento de los retos del propio mercado de trabajo y de sus necesidades. En otras palabras: a más distancia, menos conocimiento, menos ductilidad y menos capacidad de respuesta.

Compartimos, pues, la necesidad de la reforma. Aplaudimos el coraje del gobierno español al ponerla sobre la mesa y, sobre todo, la creemos perfectible en aspectos como el de continuar preservando la capacidad de la Generalitat para formular políticas activas de empleo. Lo creemos así por razones competenciales (que no escondemos), pero también y sobre todo, por razones de eficiencia.