Ramón Vilaró, entre Francisco Javier los Comillas y Fray Junípero Serra

TEXTO: JUAN PEDRO YÁNIZ FOTO: INÉS BAUCELLSBARCELONA. El periodista que acaba escribiendo novelas históricas es más propio de la cultura anglosajona que de la hispánica, pero como toda norma admite

Actualizado:

TEXTO: JUAN PEDRO YÁNIZ FOTO: INÉS BAUCELLS

BARCELONA. El periodista que acaba escribiendo novelas históricas es más propio de la cultura anglosajona que de la hispánica, pero como toda norma admite sus excepciones. Ramón Vilaró, Vich, 1945, ha recorrido medio mundo como corresponsal de numersos periódicos desde «Madrid» a «El Correo Español-El Pueblo Vasco», por citar cabeceras desaparecidas. En la actualidad colabora en las resucitadas de lo que fue el grupo Cambio, en los grandes idiomas hispanos y «Cuadernos para el Diálogo», que ya va por su número 9. La primera época de «Cuadernos» fue de 1963 a la caída de todos los semanarios y mensuales por el florecimiento de los dominicales. Pero vamos a hablar de novelas históricas: «Para escribir sobre Francisco Javier fue muy importante mi estancia en el Japón como corresponsal, al haber podido constatar la gran importancia de la llegada del misionero navarro a aquellas tierras, el 15-8-1549, que es un dato que se encuentra desde la enseñanza primaria hasta las tesis doctorales. Además de poner al lejano imperio en las grandes rutas económicas, el aporte cultural fue muy grande: los fritos en la cocina, el pan -que se llama así en japonés-, el primer reloj mecánico, la aplicación de la pólvora en las armas de fuego, los tipos móviles en la imprenta o conocimientos geográficos como el de dar la vuelta a la Tierra. Por eso cuando uno se presenta como español exclaman ¡Ah Xaviero! Los autosacramentales influyeron mucho en el kabuki: la bailarina lleva unas grandes cruces que son cristianas». Pero después vino el problema de la competencia entre los proselitismos católico, budista y shogun; el país se cerró sobre si mismo -hasta el XIX- y una leva de mártires cristianos se unió al santoral. Tras recordar otros misiones jesuitas y españoles por tierras chinas, etiopes e himaláyicas llegamos a Fray Junípero Serra.

La última conquista

«La participación catalana en la colonización de Hispanoamérica fue especialmente importante en la Alta California con figuras como Gaspar de Portolá, Fray Junípero Serra y Pere Faiges. Escribí «La última conquista» que como mis otras novelas históricas ha sido publicada por Martínez Roca y que demuestra que los catalanes, en cuanto pudimos, nos incorporamos a la gran gesta de la colonización. Otra novela que ahora va a ser distribuída por ABC es «Tabaco» que sigue la saga de la familia Comillas: navieros, industriales y banqueros; además de grandes mecenas. La enorme difusión de la obra de Verdaguer sería impensable sin el mecenazgo del segundo marqués que fue uno de los organizadores de la Exposición de 1888 -en una época en la que las expos eran escaparetes de la economía mundial, cuando no existían ni la radio ni la tele-. Gracias a su patrocinio, se pudieron distribuir 200.000 copias de la «Oda a Barcelona». Ahora estoy embarcado en escribir una novela sobre Filipinas...».