Rajoy, ayer en Barcelona - EFE

Rajoy promete «orden y control» en inmigración

El líder del PP pide unidad para evitar que se legitime a Sortu, la «franquicia de ETA»

M. J. CAÑIZARES
BARCELONA Actualizado:

Los populares están convencidos de que la tendencia al alza del partido en Cataluña constatada en las elecciones autonómicas de 2010, puede consolidarse en las municipales. Y Mariano Rajoy, se implicará en ello.

Ayer, el líder del PP hizo un recorrido por tres municipios del área metropolitana de Barcelona —Castelldefels, L'Hospitalet de Llobregat y Barcelona— que da comienzo a una serie de visitas, dos al mes, a la comunidad catalana con motivo de los comicios locales. En este tradicional feudo socialista, cuestiones como la inmigración o la seguridad centran el debate ciudadano y, por tanto, el programa del PPC.

A la regulación de la extranjería se refirió Rajoy, quien aboga por obligar a los inmigrantes a firmar un contrato de integración por el que se comprometan a repetar las leyes y los valores del país de acogida. Una idea que ya defendió en las elecciones generales de 2008 y volverá a hacerlo en las de 2012. «Queremos orden y control, respeto a la ley, a las normas, asunción de los valores y legalidad», dijo el jefe de la oposición, un día después de que el polémico concejal del PP en el Ayuntamiento de Badalona, Xavier García Albiol, prometiera mano dura y privación de servicios para aquellos inmigrantes que delinquen. El contundente discurso del edil, que incluso le ha provocado problemas con la justicia, le ha convertido en uno de los candidatos con más posibilidades de ser alcalde, pues la diferencia con el PSC, que gobierna en Badalona, es de sólo tres concejales.

Rajoy también pidió unidad para evitar que se legitime a Sortu, la «franquicia de ETA».