Una quincena de heridos al desviarse un cohete en los fuegos artificiales de Blanes

ABC/
Actualizado:

GIRONA. Una quincena de personas resultaron heridas de diferente consideración anteanoche cuando un cohete se precipitó sobre el público que asistía desde la playa a una exhibición de fuegos artificiales en Blanes. Dos de los afectados siguen hospitalizados, aunque su estado no reviste gravedad. Se trata de una niña de 9 años con un traumatismo dorsal y un hombre de 58 años con quemaduras de segundo grado en las piernas, que se encuentran en el hospital Vall d´Hebron de Barcelona. El resto de afectados, que recibieron atención en el hospital de Blanes, aunque dos de ellos también fueron trasladados al Valle d´Hebron, recibieron el alta.

Tanto el Ayuntamiento de Blanes como los Mossos d´Esquadra han abierto una investigación para averiguar las causas del accidente, que se produjo cuando un cohete desvió su trayectoria y, en lugar de caer al mar como estaba previsto, rebotó en el agua y fue a parar entre el público, lo que provocó escenas de pánico entre los asistentes al espectáculo pirotécnico. Se calcula que unas 140.000 personas lo contemplaban.

Blanes celebra desde el pasado miércoles hasta mañana la XXXIV edición del Concurso de Fuegos Artificiales de la Costa Brava, y el accidente se produjo durante la participación en este concurso de la empresa valenciana Turis. Responsables de la empresa encargada del espectáculo explicaron ayer que no detuvieron los fuegos artificiales cuando ocurrió el accidente porque no sabían que se había producido. «No tuvimos conocimiento de este desvío, no lo vimos a causa de la gran intensidad de humo que había en la zona de lanzamiento, y no conocimos el incidente hasta la finalización del espectáculo», según Manel del Rosal, director comercial de Turis.

Los responsables de la empresa aseguran que en la inspección antes de comenzar los fuegos todo estaba correcto, y que la carcarsa que se desvió debía de tener poca carga explosiva porque, de lo contrario, el accidente habría sido mucho más grave.

La empresa valenciana se fundó en 1984 y es la responsable de más de un centenar de fallas en toda la comunidad valenciana, según la información que aparece en la web del concurso de fuegos artificiales del Ayuntamiento de Blanes.