La prohibición de criar aves al aire libre afecta a noventa municipios de Cataluña

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

ABC

BARCELONA. Noventa de los 944 municipios que hay en Cataluña han quedado afectados por la prohibición de criar aves al aire libre que fue dictada anteayer por el Ministerio de Agricultura para evitar una posible propagación de la gripe aviar.

El Departamento de Agricultura y Pesca de la Generalitat (DARP) elaboró ayer una orden, que será publicada próximamente en el Diario Oficial de la Generalitat, que establece las medidas específicas de protección de la influencia aviar en Cataluña, siguiendo las directrices acordadas por la Unión Europea y el citado Ministerio.

Los 90 municipios afectados por la prohibición son los situados cerca de las tres zonas húmedas de Cataluña consideradas de alto riesgo por el Ministerio de Agricultura: el Delta del Ebro y del Llobregat y els Aiguamolls de l´Empordà, así como los municipios situados a diez kilómetros a la redonda de dichas zonas.

En la zona del Delta del Ebro, los municipios afectados son: Sant Jaume d´Enveja, Amposta, Sant Carles de la Ràpita (comarca del Montsià); y Camarles, l´Aldea, Deltebre, Tortosa, Roquetes y l´Ampolla (Baix Ebre).

En el Delta del Llobregat, los municipios implicados son todos los de la comarca del Baix Llobregat, menos Collbató, Esparraguera, Olesa de Montserrat, Abrera y Sant Esteve de Sesrovires. Además, también están Rubí, Castellbisbal y Sant Cugat (Vallès Occidental), y Sitges (Garraf).

Finalmente, en el entorno dels Aiguamolls de l´Empordà, los afectados son: Vilameniscle, Llançà, Garriguella , Vilajuïga, Pau, La Selva de Mar, Palau Savardera, Roses, Peralada, Vilabertran, Vilasacra, El Far d´Empordà, Fortià, Riumors, Vilamalla, Siurana, Vilamacolum, St. Pere Pescador, Palau de Sta. Eulàlia, St. Miquel de Fluvià, Torroella de Fluvià, l´Armentera, St. Mori, Ventalló, Pedret y Marsà, Castelló d´Empúries, Viladamat, l´Escala, Mollet de Peralada, Colera, Rabós, Masarac, El Port de la Selva, Cadaqués, Cabanes, Figueres, Vilafant, Sta. Llogaia d´Alguema, Borrassà, Garrigàs, Vilaür, Saus (Alt Empordà); y Garrigoles,Albons, La Tallada, Bellcaire d´Empordà, Vilopriu, Jafre, Verges, Ullà y Torroella de Montgrí (Baix Empordà).

Según un comunicado hecho público ayer por la Oficina de Comunicación del Govern, en estas zonas «se prohíbe el mantenimiento y alimentación de aves de corral al aire libre». «Sin embargo -señala-, el DARP podrá autorizar (dicha actividad) con la colocación de telas o mallas que eviten la entrada de aves silvestres, siempre que se alimenten las aves en el interior de las instalaciones o en un refugioo que impida la llegada de aves silvestres y su contacto con los alimentos o con el agua destinada a las aves de corral».