Pomés cree que no es necesario modificar el Código Penal. Elena Carreras

Pomés: «La lucha contra ETA debe ser policial, pero también de aislamiento político»

El conseller de Interior, Xavier Pomés, asegura que, pese a la modificación del calendario del despliegue de Mossos d´Esquadra, nadie discute el modelo policial catalán, basado en los principios de sustitución y servicio. A su juicio, no hay duda de la conexión entre Batasuna y ETA, por lo que la lucha contra el terrorismo debe ser policial, pero también de aislamiento político.

MARÍA JESÚS CAÑIZARES
Actualizado:

BARCELONA. -El avance del despliegue de los Mossos en la provincia de Barcelona ¿pondrá fin a la sensación de inseguridad que tiene una parte de ayuntamientos y ciudadanos?

-Lo que ha acordado la Junta de Seguridad es un esfuerzo conjunto entre Gobierno y Generalitat en aquellos territorios donde no hay todavía despliegue y que esta estrategia de despliegue se pueda ir modificando en función de unos parámetros objetivos basados en el servicio al ciudadano. Si hasta ahora, cuando llegaban los Mossos a una comarca, Policía y Guardia Civil se retiraban, ahora lo harán pero no se irán de Cataluña, sino que se destinarán como refuerzo a otros lugares. Sin duda, este acuerdo debe dar un buen resultado desde el punto de vista de la seguridad, al menos este es el espíritu con el que se ha trabajado. El acuerdo no sólo se refiere al hecho de si nos desplegamos antes en Badalona, Sant Adrià o L´Hospitalet, sino que gracias a esto, se generan unos sobrantes de agentes que se utilizarán en el Vallès Occidental, Vilanova i la Geltrú, Tarragona o Reus. El análisis que se hace de la seguridad no se circunscribe al ámbito del área metropolitana de Barcelona, que es donde hay más quejas de los alcaldes, sino en el conjunto de Cataluña, en aquellas zonas sin despliegue.

-Hasta ahora, usted se resistía a hablar de avance del despliegue pero ¿se puede hablar oficialmente de adelanto?

-Se avanza el despliegue en algunos casos. Lo que sí es cierto es que la fecha final de 2005 permanece inalterable. Teníamos una previsión que era desarrollar el despliegue entre 2001 y 2005, es decir, que en 2005 los Mossos tenían que estar en Santa Coloma de Gramenet, Badalona, Sant Adrià, Barcelona y L´Hospitalet. Lo que hacemos ahora es una readaptación de la estrategia del despliegue. En definitiva, en 2005 acabaremos teniendo lo que ya preveíamos.

Modelo policial

-Pero todo esto se puede interpretar como que el modelo inicial de despliegue no ha funcionado.

-El modelo es correcto en el sentido siguiente. ¿Cuál es el modelo policial que ponemos en marcha en Cataluña? El modelo de sustitución, es decir, sustituir unos cuerpos policiales por otro que son los Mossos, no se discute. El modelo de servicio, la forma en que nosotros ya trabajamos en territorios como Lleida, Girona, Manresa o Berga, tampoco se discute. Lo que se discute es la estrategia del despliegue, si ahora nos desplegamos aquí o allí. Pero se trata de una estrategia puramente instrumental. El concepto clave, el de sustitución y servicio, no se modifica.

-¿Habrá efectivos suficientes? Los sindicatos aseguran que, con la próxima promoción de la Escuela de Policía, no será suficiente.

-Los sindicatos siempre dicen que todo va mal. Tengo previsto reunirme con ellos para explicarles lo que sucederá. No habríamos tomado esta decisión si no tuvieramos claro que podemos dar una respuesta correcta y operativa. En los territorios en los que ya estamos desplegados no tocaremos ni un efectivo, pero sí haremos una redistribución de las promociones que salgan y de los servicios centrales.

-¿Habrá quejas en las ciudades donde el despliegue se retrasa?

-No habrá ninguna ciudad que entre 2001 y 2005 quede retrasada. Al final del proceso, todo el territorio estará cubierto. Lo que hacemos es un avance entre el despliegue de enero de 2003, con Badalona y Sant Adrià porque, en octubre de 2003, haremos Santa Coloma, que ya estaba previsto, y L´Hospitalet, que estaba previsto para el 2005. En 2004 tendremos 800 mossos de solape en Barcelona. Insisto, al final no queda nadie por detrás de lo que estaba previsto. Todo ello me permite ganar 540 policías nacionales que reforzarán Barcelona, Cornellà, Vallès Occidental, Terrassa, Vilanova i la Geltrú. Tarragona y Reus. Hacemos una reestructuración en el área metropolitana, pero teniendo en cuenta el conjunto de Cataluña no desplegada.

Mando único

-¿Sigue rechazando el mando policial único en Cataluña?

-Absolutamente. El mando único no significa tener más efectivos. Por tanto, si nuestro principal problema es cómo redistribuimos estos efectivos, ese modelo no sería la solución. Además, yo creo que está suficientemente demostrado que el principio de coordinación funciona. Un ejemplo claro fue la Cumbre de Barcelona de marzo, en la que hubo una coordinación de Policía Nacional, Guardia Civil, Guardia Urbana y Mossos d´Esquadra. Por cierto, la aportación de Mossos no fue de cien o doscientos, sino de 1.184 agentes. El volumen era suficientemente importante. Y todo resultó satisfactorio.

-¿Cree que la ilegalización de Batasuna es un buen instrumento para luchar contra ETA?

-La lucha contra el terrorismo, como tal, es siempre policial, de persecución de los que extorsionan, de los que matan y de los que ponen coches bomba. La otra cuestión es si es un instrumento bueno para cambiar el soporte que determinada agrupación o partido político da a una organización terrorista, es decir, qué repercusiones tendrá, cuál es la oportunidad de la Ley de Partidos. Que dentro de Batasuna hay elementos que tienen una conexión clara, directa y demostrada con la organización ETA, está fuera de dudas. Dicho esto, yo diría que la lucha debe ser policial y también de aislamiento político. Otra cosa es qué pasará dentro de la sociedad vasca con la ilegalización de Batasuna. En estos momentos, esto es una incógnita.

-¿Cree que la ley no es oportuna?

-Desde el punto de vista político, en estos momentos hay incógnitas. Desde una perspectiva judicial o política todo lo que permita asfixiar a la organización, creo que es positivo.

-¿Existe algún indicio en Cataluña de que pueda reorganizarse el comando Barcelona?

-Todos los cuerpos policiales debemos estar en permanente alerta mientras exista ETA porque esta organización, una cien y veces, ha demostrado que tiene capacidad de reorganización, aunque últimamente esta capacidad está más debilitada, pero no por eso está anulada. Hasta que no se produzca la anulación total, debemos mantener todos los dispositivos y todos los servicios de información absolutamente activados.

Ley de Extranjería

-El ministro de Interior, Mariano Rajoy, señaló esta semana la necesidad de reformar la Ley de Extranjería. ¿Que opina?

-Nos encontramos con un problema que también tienen otros países. Cuando una persona comete un delito de poca monta, hasta que no es juzgado, no se puede proceder a su expulsión. Algunos se aprovechan de esta previsión legislativa, cometen esos pequeños delitos o faltas para evitar la expulsión. Si se llevara a cabo una modificación de esta legislación, la situación sería diferente. Cada vez que se habla de la Ley de Extranjería salen voces en el sentido de que se recortan, no ya libertades, sino principios de solidaridad. Deberían ser perfectamente compatibles los aspectos de justicia y solidaridad con los principios de eficacia para evitar el fraude de ley y actitudes y tendencias que pueden provocar una mala imagen del conjunto de la inmigración.

-Tras el conflicto de la mezquita de Premià de Mar, ¿los Mossos han extremado la vigilancia?

-Nosotros partimos de la base de que sucesos como los de Premià deben ser analizados, no tanto vigilados, porque son fenómenos que pueden afectar a un principio básico que es el de la cohesión y de la convivencia. Más que llevar a cabo actuaciones policiales en el sentido de represión, se trata de recopilar información para adoptar medidas de carácter preventivo y evitar algún estallido de violencia, una situación de tensión o una mala convivencia.

-¿Y cuál es la impresión que se tiene a raíz de esa información? Hay quien dice que lo ocurrido en Premià sólo es el principio de otros brotes de intolerancia.

-Debemos ser muy prudentes y no exagerar. En Premià hay una cuestión muy localizada que no se ha dado en otros lugares, quizá porqu