Teresa Giménez Barbat - Agenda Europea

Los pobres presos de ETA

Una campaña tiene el insultante fin de verificar si son respetados sus derechos fundamentales. No se dice nada de un interés parejo por las víctimas de esos asesinos

Teresa Giménez Barbat
Actualizado:

Si hay una cualidad encomiable que caracteriza a los activistas de los nacionalismos hispanos, especialmente catalanes, es la tenacidad y dedicación incansable a su causa victimista. Quienes denominan «unionistas» hemos tardado mucho tiempo en reaccionar adecuadamente. Cuando algo parece fútil, sin esperanza y básicamente erróneo, la tendencia natural es esperar a que despeje solo. Pero hemos visto que es una cruzada eterna que requiere de antenas eternamente conectadas.

Esta digresión para comentarles la enésima edición de la campaña «Españanoesunademocracia» que vuelve a recoger a políticos de aquí y de allá para traerlos de excursión a nuestro país para que lo comprueben personalmente. Josep-Maria Terricabras (ERC) y Lidia Senra (Alternativa Gallega de Izquierda) formarán parte de un grupo de siete eurodiputados que viajará entre los días 14 y 16 de febrero al País Vasco y Navarra con el insultante fin de verificar si son respetados los derechos fundamentales de los presos de ETA. Sí, los de los presos de ETA. No se dice nada de un interés parejo por las víctimas de esos asesinos ni de contrastar información con las asociaciones de victimas del terrorismo.

Tanto Enrique Calvet, como Javier Nart y yo misma hemos mostrado nuestra indignación en una nota dirigida a esos expedicionarios que viajarán a título personal e independiente y sin el auspicio de la Unión Europea. Pero Gabriele Zimmer, una de ellos, cree adivinar que «hay muchas razones para pensar que en España el sistema tradicional y penal está abusando de los derechos de los presos y sus allegados». Y si no es así da igual. Como decimos en Cataluña, «embolica que fa fort».

Teresa Giménez BarbatTeresa Giménez Barbat