El Parlament aprueba reclamar 4,5 policías por cada mil catalanes

El pleno del Parlament aprobó ayer, con la abstención del PP, una propuesta sobre seguridad ciudadana consencuada por CiU, PSC y ERC en la que se insta a la Generalitat a realizar las gestiones pertinentes para que Cataluña tenga 4,5 policías por cada mil habitantes. El PP se abstuvo alegando que la moción es «una simple declaración de intenciones».

ABC
Actualizado:

BARCELONA. La falta de efectivos policiales y el problema de la inseguridad ciudadana centraron también ayer el debate parlamentario. El Parlament aprobó, con la abstención del PP, instar a la Generalitat a realizar las gestiones necesarias para que Cataluña tenga 4,5 policías por cada mil habitantes, una ratio superior a la media europea, como medida para aumentar la seguridad. La moción de ERC pactada con CiU y PSC planteaba inicialmente un porcentaje superior y el desglose del número de efectivos de cada cuerpo policial que serían necesarios. El texto final constata también la necesidad de emprender reformas legales urgentes para «paliar la sensación de inseguridad y de impunidad y rentabilizar la efectividad de la acción policial».

Ante esta situación, el diputado de ERC Joan Ridao defendió la propuesta apuntando la necesidad de actuar desde el consenso en esta materia «lejos de acusaciones sobre dejación de responsabilidades». En la misma línea se expresó el diputado de CiU Josep Micaló, que instó al consenso y al debate desde la serenidad política, informa Ep.

Precisiones de Pomés

Además de incrementar la ratio global de policías en Cataluña, la moción insta a modernizar la gestión y tecnificación de los procedimientos y medios materiales de las unidades policiales y su especialización en investigar los fenómenos delictivos emergentes. Igualmente, pide que se traslade a la Junta de Seguridad de Cataluña la necesidad de priorizar el aumento de efectivos en zonas que presenten necesidades reales de mejora de la seguridad en función de indicadores objetivos, como los índices de victimización y el número de denuncias.

Por otro lado se aprobó, con la abstención del PP y el voto negativo de ICV, instar a presentar modificaciones del Código Penal para luchar contra la reincidencia y las bandas de delincuentes, así como de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para agilizar la celebración de los juicios y revisar la prisión provisional y la protección a las víctimas de delitos violentos en los procesos penales, entre otras medidas. Finalmente, se pide incorporar en la futura ley de Seguridad Pública de Cataluña actuaciones preventivas e interdepartamentales de la Generalitat con inmigrantes, grupos de riesgo social o mediación.

El diputado del PP Daniel Sirera justificó la abstención de su grupo argumentando que la moción es tan sólo «una declaración de intenciones». Sirera agregó que las reformas legales que la moción propone se están tratando en la comisión de seguimiento del pacto de Estado para la Justicia, por lo que consideró que la propuesta «rompe el consenso» de esa comisión.

Por su parte, el conseller de Interior de la Generalitat, Xavier Pomés, replicó ayer a los socialistas que él no puede ponerse -tal como le piden- al frente de todos los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado «porque para eso deberíamos modificar primero la Constitución». Pomés recordó al PSC que, por mandato constitucional, el Ministerio del Interior no puede delegar su mando en las consellerias autonómicas. Precisó, asimismo, que la colaboración entre los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Civil es «buena» y recalcó que el déficit de policías es un problema que comparte todo el territorio español.