TRIBUNA ABIERTA

Oposición nítida y sensata

Ahora es momento de que el alcalde cumpla con el reto de gobernar en minoría, siempre respetando su promesa de aceptar los acuerdos adoptados por la mayoría en el pleno

Actualizado:

EL pasado mes de mayo los barceloneses votaron en las elecciones municipales por el cambio de gobierno tras más de treinta años de políticas socialistas. Desde el PP ejercimos nuestra responsabilidad con los barceloneses que apostaron por el cambio y abrimos una negociación sobre los presupuestos para 2012 con el Gobierno de Xavier Trias. Llegamos a un acuerdo para ofrecer a los barceloneses unos presupuestos más sociales, con rebajas fiscales, apoyo a los emprendedores, generando ocupación y mayor seguridad. Hemos actuado con sentido de la responsabilidad a favor de la ciudad, sin frivolidades electorales y con rigor porque Barcelona necesitaba aprobar unas buenas cuentas en tiempos de crisis para trasladar la percepción y la realidad de solvencia en la forma de construir la ciudad.

Tras esta negociación debíamos tomar nuevas decisiones y la semana pasada anunciamos que el PP no entrará en el Gobierno de Barcelona. Hemos tomado esta determinación tras comprobar que concurren una confusión ideológica del alcalde Trias y una deriva independentista de CiU, ya que no sabemos quién lidera el Ayuntamiento, si el alcalde, el otro lado de la plaza Sant Jaume o el hueso duro soberanista de la sede de CiU. Por ello, no sacrificaremos nuestros principios a cambio de formar parte del Gobierno de Barcelona. Trias no tiene un modelo nítido y alternativo al de los tripartitos que han gobernado Barcelona y, además, no ha sido consciente de su gobierno débil y en minoría. Además debe tener en cuenta que el consistorio no es como el Parlament, donde CiU ha jugado a la geometría variable para tirar adelante acuerdos.

Ahora es momento de que el alcalde cumpla con el reto de gobernar en minoría, siempre respetando su promesa de aceptar los acuerdos adoptados por la mayoría en el pleno, incluso aquellos que no le gusten, porque de lo contrario optará por gobernar la ciudad desde la alcaldada. Por ello, desde el PP ejerceremos una oposición nítida y sensata para llevar Barcelona en la buena dirección.

Alberto Fernández es presidente del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Barcelona.