Las 30 obras hidráulicas alternativas al trasvase del Ebro costarán 1.333 millones

Una de las obras estrella será la desaladora de agua de mar del Llobregat, que dará servicio a más de 3 millones de personas del área de Barcelona

Actualizado:

ABC

BARCELONA. La treintena de obras previstas como alternativa al trasvase del Ebro en Cataluña costarán 1.333 millones de euros, de los que 678 millones serán financiados por la Unión Europea y 237 millones, por en ministerio de Medio Ambiente. El resto se obtendrá a través de las tarifas.

Según explicó el conseller de Medio Ambiente, Salvador Milà, las obras estarán finalizadas en 2008 y, en esa fecha, Cataluña dispondrá de todas las infraestructuras necesarias para una «garantía máxima de suministro en cualquier situación de sequía». Asimismo, Milà explicó que la recuperación de costes de estas obras que no esté cubierta con ayudas o subvenciones, se hará mediante la repercusión en la tarifa de ayuntamientos o de las empresas suministradoras correspondientes. Según el conseller, el precio que pagarán los usuarios «será muy asumible» ya que la tarifa «subirá mucho menos que la garantía y la calidad del agua».

Desaladora en Llobregat

De este paquete de obras, la más importante será la desaladora del Llobregat, cuya construcción se espera que empiece en un año y esté acabada en 2008. Esta infraestructura, que se emplazará en los terrenos adyacentes a la estación depuradora de aguas residuales de Depurbaix del Prat de Llobregat dará servicio a más de 3 millones de personas del área de Barcelona.

La obra, que permitirá suministrar 60 hectómetros cúbicos anuales a partir de la desalación del agua de mar, tendrá un coste de 237.9 millones de euros, de los que 149.9 millones serán aportados por la Unión Europea. De este modo, la UE financiará el 75 por ciento de esta planta desaladora de agua, frente al 85 por ciento que había reclamado la Generalitat de Cataluña, lo que supone una diferencia de 20 millones.

Milà advirtió de que «la parte no cubierta por los fondos de cohesión se recuperará vía tarifa de los usuarios» del área de Barcelona. El director de la Agencia Catalana del Agua (ACA), Jaume Solà reconoció que las reticencias iniciales expresadas por la empresa privada Aigües de Barcelona (Agbar) sobre la magnitud de la desaladora «han cambiado a raíz del periodo de sequía que ha padecido Cataluña» y ahora «todo el mundo está de acuerdo en que esto es lo que necesitamos», añadió.

Otras obras hidraúlicas que se llevarán a cabo serán las actuaciones adicionales de tratamientos de agua en Tarragona, ampliación y mejora de la planta potabilizadora de Abrera, la prolongación de la conducción Abrera-Fontsanta hasta el Prat de Llobregat y el complemento de la conexión entre las plantas potabilizadoras de Abrera y Cardedeu. También se realizará el refuerzo de abastecimiento de la Costa Brava Centro, el programa de saneamiento de aguas residuales urbanas de las cuencas internas de Cataluña y el incremento del saneamiento en la cuenca del Llobregat para la mejora ambiental y de abastecimiento.

Quedan pendientes de aprobación las actuaciones adicionales de tratamiento de aguas de Martorell, Rubí e Igualada, las actuaciones adicionales de tratamientos de aguas en Sant Feliu de Llobregat, Gavà y El Prat, y el desdoblamiento de la arteria Cardedeu-Trinitat. Estas obras permitirán la mejora y garantía de hasta el 90 por ciento del suministro del agua en el área de Barcelona, Tarragona y Girona y ahora se trabaja en las zonas de Lleida que pueden tener problemas.

A diferencia del derogado Plan Hidrológico Nacional, el mapa de estas obras «no está basado en una gran infraestructura, sino en actuaciones muy dispersas, que comportará ventajas para los habitantes de Terres de l´Ebre, el Camp de Tarragona, Barcelona y también Girona», según explicó el conseller de Medio Ambiente.

Políticas de ahorro

En cualquier caso, según Milà, hasta el año 2008 en el que ya se contará con estas obras, se seguirán aplicando políticas de ahorro de agua y de optimización de recursos y, si en primavera se está lejos del 40 por ciento de reserva, se volverán a realizar políticas para gastar racionalmente el agua.

El titular de Medio Ambiente aseguró que «hay que seguir trabajando para conseguir un ahorro de agua, a través de campañas de sensibilización dirigidas al usuario y aplicar los planes de gestión de sequía antes de llegar a una situación de verdadera emergencia».