Un niño filipino camina por una calle de la ciudad de Muntinlupa, sur de Manila (Filipinas)
Un niño filipino camina por una calle de la ciudad de Muntinlupa, sur de Manila (Filipinas) - EFE/Francis R. Malasig

La Obra Social La Caixa amplía su programa contra la pobreza infantil hasta 60.000 niños

El proyecto quiere «romper el círculo de la pobreza hereditaria»

BarcelonaActualizado:

La Obra Social La Caixa ha ampliado en Galicia y Cataluña la cobertura de su programa CaixaProinfancia, que apoya a familias en situación de vulnerabilidad, para así «romper el círculo de la pobreza hereditaria». El programa, que habrá atendido en 2015 a cerca de 60.000 niños, 3.000 más que el año pasado, llegará ahora a casi 300 municipios en todo el país.

La campaña ofrece a través de subprogramas atención integral a familias en situación de pobreza relativa y severa, que son ya el 50% en España, colaborando con 380 entidades españolas y dedicando 50 millones de euros al año, según ha explicado el director del área social de la Fundación Bancaria La Caixa, Marc Simón, a Europa Press.

Según Simón, el elemento clave es el diagnóstico previo, que permite saber qué tipo de atención es necesaria en cada territorio y cuál es la mejor estrategia contra la pobreza, algo en lo que trabaja un equipo del catedrático de la Universitat Ramon Llull Jordi Riera.

CaixaProinfancia ofrece ayudas económicas y materiales para la alimentación, la higiene y recursos escolares, así como apoyo psicosocial o refuerzo educativo como logopedia y atención psicomotriz.

El proyecto «Aprender juntos, crecer en familia» refuerza la convivencia en casa con 15 sesiones de apoyo psicosocial a padres e hijos, primero por separado y después conjuntamente, ha descrito.

Esta iniciativa es pionera en el Estado y ha sido diseñada por el catedrático de la Universidad de Barcelona, Pere Amorós, que ha entendido que el núcleo familiar debe ser reforzado por ser el mayor «factor de protección» en situaciones de exclusión social, ha destacado Simón.

El programa ofrece, a través de centros abiertos, campamentos y colonias, un ámbito lúdico en los fines de semanas y vacaciones, ya que según explica Simón el ocio fuera de la escuela es «la mayor brecha» entre las familias normalizadas, es decir, aquellas que sí pueden permitirse pagar, y las que están bajo el umbral de la pobreza.

El programa incluye también un servicio materno-infantil, dirigido a familias atendidas por CaixaProinfancia con niños de hasta 3 años, que ofrece ayudas en la crianza de los niños, la mejora de la salud prenatal y postnatal y potencia la paternidad responsable.