Los nuevos Encantes no deshacen el nudo de Glòries

ÀLEX GUBERNBARCELONA. El despacho de arquitectos B720 -el mismo con el que se ha asociado Jean Nouvel o David Chipperfield para sus proyectos en España- ha sido seleccionado por el Ayuntamiento de

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El despacho de arquitectos B720 -el mismo con el que se ha asociado Jean Nouvel o David Chipperfield para sus proyectos en España- ha sido seleccionado por el Ayuntamiento de Barcelona para realizar el diseño de los nuevos Encantes. Los Encants Vells serán reubicados en el marco de la compleja remodelación de la plaza de las Glòries, junto a la Sagrera, el proyecto urbanístico más importante que tiene el Consistorio entre manos.

En el caso de Glòries, la construcción de los nuevos Encantes no comenzará hasta el primer semestre de 2009, y no se espera concluir hasta dos años después. La reforma de la plaza en su conjunto se alargará, como mínimo, hasta 2013.

El estudio B720, liderado por el arquitecto Fermín Vázquez, ha ganado el concurso al que se habían presentado otros doce despachos, y ahora dispondrá de siete meses para redactar el proyecto ejecutivo. El traslado del mercado, que ahora se ubicará en el espacio conocido como el Bosquet dels Encants, es una de las piezas clave para la reforma de Glòries, ya que es en su ubicación actual por donde se desviará la circulación de vehículos mientras duren los trabajos de desmontaje del anillo viario. Su futura ubicación en el Bosquet era la preferida por el Ayuntamiento, si bien cuando Jordi Portabella (ERC) era aún presidente del Instituto de Mercados enredó lo suyo para que los Encantes acabasen en la Monumental, y así de paso acabar con los toros.

En paralelo, el calendario de reforma de Glòries, que se alargará al menos hasta 2013, es objeto de polémica entre el Ayuntamiento y los vecinos, que denuncian retrasos y modificaciones sobre lo acordado ahora hace un año en el llamado «compromís per Glòries». Los vecinos reclaman que el desmontaje del «tortell» comience ya este verano -la intención es eliminar a partir de junio las placas de los laterales para hacerlo permeable- y no se detenga hasta su completa desaparición. Por contra, el Consistorio alega que habrá que hacerlo en dos fases. Primero los laterales, y luego, sobre 2011, con la fira del Bellcaire ya trasladada y su espacio en el norte de la plaza liberado, acabar con el resto del tambor.

Desacuerdos

Desde las asociaciones de vecinos se denuncia que el retraso en la demolición con el pretexto del traslado de los Encantes es sólo una excusa para no asumir los compromisos, por ejemplo, en materia de transporte público. A los vecinos, por otra parte, sigue sin gustarles el volumen y ubicación en medio de la plaza del Museo del Diseño -la «grapadora» que diseñó Oriol Bohigas- o la altura del edificio municipal Ona, más bien una pantalla frente a la torre Agbar en la Diagonal.

En cualquier caso, y al margen de estas disensiones, el traslado de los Encantes comienza ahora a andar. El proyecto de B720 prevé levantar una estructura metálica que, si bien permitiendo que la actividad se desarrolle aunque llueva, dé la sensación de que la compra se desarrolla al aire libre.

2,5 millones

La fachada principal se asomará a la avenida Meridiana, y a nivel de calle se colocarán las paradas -ahora unas 400- y el espacio para la subasta. El resto de la oferta que ya tiene el mercado, más otra que se pueda añadir -restaurantes, oficinas, sala polivalente...- se ubicarán en otra planta por encima del nivel 0. El proyecto incluye también un aparcamiento subterráneo y zonas de carga y descarga.

La superficie total será de 32.372 metros cuadrados, de la que 7.520 serán de espacio comercial. El presupuesto de licitación es de 2,5 millones de euros. La intención es comenzar los trabajos en el primer semestre de 2009, con un calendario de obras previsto de dos años.