Los usuarios hacen cola para coger un taxi por la noche en Barcelona. Elena Carreras

La nueva Ley del Taxi garantizará el servicio nocturno en el área de Barcelona

La Generalitat ultima la Ley del Taxi con el objetivo de regular el acceso de los conductores asalariados al sector y garantizar el servicio en determinadas franjas horarias, especialmente por la noche. Por su parte, el Instituto Metropolitano del Taxi (IMT) pretende que las nuevas licencias que se concedan conlleven la obligación de trabajar en el turno nocturno al menos durante los seis primeros meses.

BARCELONA. ABC
Actualizado:

La Dirección General de Puertos y Transportes de la Generalitat ha elaborado el anteproyecto de la Ley del Taxi que, entre otras cuestiones, paliará la escasez nocturna de este tipo de transporte en los municipios del área metropolitana de Barcelona. Esta normativa está prácticamente redactada, pero la Generalitat está consultando su aceptación con las entidades públicas y privadas relacionadas con el sector con el objetivo de conseguir el grado necesario de consenso e implicación de las administraciones, usuarios y profesionales.

El conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Pere Macias, justificó en una respuesta parlamentaria el retraso en las previsiones para la aprobación de esta ley situándolo en el «contexto normal de tiempo necesario para profundizar en el tratamiento que el anteproyecto hace de las diferentes cuestiones con relevancia normativa y para valorar las aportaciones de los implicados».

En este sentido, explicó que se tendrán en cuenta las aportaciones de las autoridades responsables de la regulación del servicio en el Área Metropolitana de Barcelona, con quienes se mantienen reuniones de trabajo. Según el conseller, es «imprescindible contrastar las previsiones» del anteproyecto con las asociaciones profesionales, organizaciones de consumidores y usuarios y el mundo local sobre actuaciones que se desarrollan simultáneamente.

La nueva ley regulará el acceso de conductores asalariados y abordará cuestiones como garantizar el servicio en determinadas franjas horarias, especialmente por la noche. En este sentido, el Instituto Metropolitano del Taxi (IMT) ha propuesto obligar a los taxistas que adquieran licencias traspasadas a trabajar en horario nocturno durante un mínimo de seis meses y un máximo de 18. La propuesta se planteó esta semana en la Mesa Técnica del Taxi, donde encontró el apoyo de los sindicatos mayoritarios y la oposición de las empresas del sector.

El presidente de la IMT, el concejal barcelonés Francesc Narváez, explicó que desde hace un algo más de un año estudian soluciones para paliar la falta de taxis durante el turno nocturno, sobre todo en los fines de semana y en los lugares de Barcelona donde se concentran los locales de ocio, el Puerto Olímpico y el Maremagnum. Según los datos del IMT, en la actualidad prestan servicio nocturno unos mil taxis, una cifra que pretende incrementar en más de 300 vehículos.