El Museo Picasso redescubre la obra de Roger de La Fresnaye

De La Fresnaye es contemporáneo a Picasso. Interesado por el arte moderno, su trayectoria se truncó debido a las secuelas causadas en la Gran Guerra

Actualizado:

ALEIX MATARÓ

BARCELONA. En 1917 tuvo lugar una exposición de arte moderno francés, en Barcelona. Entre los artistas representados se encontraba Roger de la Fresnaye, con dos obras. En aquella época de La Fresnaye era considerado como uno de los grandes pintores parisinos, según explica Françoise Lucbert, estudiosa del artista. En 1917 Europa aún estaba en guerra. La Fresnaye fue voluntario al frente, pero fue víctima del gas. Le diagnosticaron tuberculosis y con la salud cada vez más débil, no superó los cuarenta años. A pesar de que obra suya se conserva en museos internacionales y en colecciones privadas, su nombre casi se ha olvidado. La fortuna crítica no sonríe a todos por igual.

Recuperar la historia

Pero su obra se conserva, y la documentación que ha revisado Lucbert permite organizar una exposición para volver a divulgar la figura de La Fresnaye. Después de estrenarse en Le Mans (Francia), la exposición se puede ver hasta el 5 de junio en el Museo Picasso de Barcelona.

La Fresnaye era de la misma generación que Picasso. Nacido en 1885, en Le Mans, como al genio malagueño, le tocó vivir en un momento de grandes cambios artísticos. Las enseñanzas académicas iban por un lado, y los pintores de la calle, por otro. La tradición artística fue importante en la obra de La Fresnaye. Este «vocabulario» se fundirá, de una manera más reflexiva que espontánea, con las propuestas del arte moderno. Especialmente, aspectos del impresionismo, del postimpresionismo y de las tendencias cubistas y futuristas. Algunas obras son más imitativas de sus referentes -Chardin, Cezanne, Picasso-, mientras otras adaptan aspectos modernos a sus propias soluciones estilísticas. Las obras definitivas van precedidas, siempre, de numerosos estudios y ensayos u otras versiones. Es por todo esto que podemos apuntar que una de las virtudes de la obra de La Fresnaye es su coherencia, entre su personalidad y el estilo artístico que se sirve para expresarse. No parece, al menos, una adopción gratuita. De La Fresnaye era pintor, escultor. En total son 150 obras, representativas de su producción.

Entre las obras más representativas de La Fresnaye podemos destacar «El cuirasser» (de 1910-1911), que fue la obra presentada en Barcelona, en 1917. De la misma época, es también la pieza «Artilleria». Dos obras de temática militar y también patrióticas, aspectos representativos de la época y de la obra del artista. Entre las esculturas, podemos destacar «La Italiana», donde podemos reconocer los contactos del artista con Picasso. También se expone una de las versiones de «La Conquista del aire», junto a numerosos estudios y obras preparatorias.