Imagen del nuevo edificio instalado en la plaza Jaume Sabartés - EFE

El Museo Picasso de Barcelona abre su «máquina de pensar»

El centro inaugura un espacio dedicado a la investigación de la obra del pintor

barcelona Actualizado:

Justo en la número 1 de la plaza bautizada en memoria de Jamue Sabartés, secretario personal del pintor malagueño, el Museo Picasso alzó ayer el telón de lo que será su «máquina de pensar»: un nuevo edificio que albergará el Centro de Conocimiento e Investigación del museo y que culmina el proyecto arquitectónico de un espacio con más de tres décadas de vida y una superficie de más de 13.000 metros cuadrados.

El propio Sabartés, el mismo que donó su archivo personal al Picasso con la condición de que no se abriera hasta 2018 —cincuenta años después de su muerte— , ya subrayó en 1968 la necesidad de que el museo barcelonés se convirtiese en «el primer centro de estudios e investigación picasiana del mundo, pues al tiempo que reúne su obra, debe contener el mejor material para trabajo y consulta en torno a su personalidad».

Dicho y hecho, el nuevo espacio anexo a los palacios medievales de la calle Montcada no solo permitirá descongestionar la entrada principal del museo, sino que albergará una biblioteca en la que se despistarán los 9.000 volúmenes del archivo del centro así como salas polivalentes para conferencias y seminarios. La apertura del Centro de Conocimiento e Investigación permitirá también liberar algunos espacios y reordenar la colección permanente. Aún así, no será hasta el próximo mes y tras comprobar el funcionamiento del nuevo espacio cuando la dirección del centro afronte la posibilidad de reorganizar espacios y dar más visibilidad a la colección permanente.

Para el delegado de Cultura del Ayuntamiento, Jordi Martí, la inauguración de este edificio es «el golpe de gracia que necesitaba el centro para decir que en el museo están pasando cosas importantes, después de 30 años de obras de mejora».