Mossos d´Esquadra y policías locales se unen contra la conducción ebria

Más de un millar de agentes de los Mossos d´Esquadra y de las policías locales de 50 municipios impulsarán a partir de la próxima noche una campaña contra la conducción bajo los efectos del alcohol. Se trata de la primera vez que se realiza una acción simultánea en carretera y en núcleo urbano. La operación incluye 269 controles de alcoholemia.

BARCELONA. María Jesús Cañizares
Actualizado:

La lucha contra el alcohol es el objetivo prioritario del Servicio Catalán de Tráfico (SCT). Las cifras del Instituto Nacional de Toxicología y de la Unión Europea son elocuentes: dos de cada cinco accidentes mortales están relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas. El año pasado, Cataluña registró 26.000 accidentes en los que 33.000 personas sufrieron heridas graves. De éstas, fallecieron un total de 800. «Estos datos de siniestralidad no se pueden aceptar», aseguró ayer el director del SCT, Joan Delort.

Ante esta situación, Mossos d´Esquadra y las policías locales de 50 municipios impulsan una acción conjunta a partir de este fin de semana para concienciar a la población del peligro que supone combinar alcohol y conducción. En la campaña, que se lleva a cabo entre las 00 horas y las 8 horas de mañana y del domingo, participan 1.066 agentes e incluye la instalación de 269 controles preventivos de alcoholemia (135 la próxima noche y 134 el domingo).

El cuerpo de «mossos» se encarga de las vías interurbanas (carreteras, autopistas y autovías) y las policías locales, de las vías urbanas de sus respectivas localidades. En la provincia de Barcelona intervienen las policías de Badalona, Barcelona, Berga, Esplugues de Llobregat, Gavà, Granollers, Igualada, L´Hospitalet de Llobregat, Manlleu, Mataró, Molins de Rei, Premià de Mar, Rubí, Sant Feliu de Llobregat, Sant Joan Despí, Sitges, Terrassa, Torelló, Vilafranca del Penedès, Canovelles, La Roca del Vallès, Cornellà, Manresa, Sabadell, Mollet del Vallès, Ripollet, Sant Sadurní d´Anoia y Vilanova i la Geltrú. En la provincia de Tarragona participan las policías locales de Cambrils, Creixell, Reus, Roda de Barà, Salou, Tarragona, Tortosa, Valls y El Vendrell.

En la provincia de Lleida intervienen agentes de La Seu d´Urgell, Lleida y Mollerusa, y en la provincia de Girona, policías de Blanes, Castell-Platja d´Aro, Palafrugell, Figueres, Girona, Castelló d´Empúries, L´Escala, Lloret, Olot y Salt.

Según explicó Joan Delort, se trata de la primera vez que se realiza una actuación conjunta en carretera y núcleo urbano. «Se impulsa una campaña no segregada porque el ciudadano aprende los hábitos de la conducción en la ciudad. Aunque el mayor número de muertes se produce en carretera, donde hay más accidentes es en núcleos urbanos. Sólo una acción que no discrimine ambos ámbitos puede ser efectiva». El SCT confía en que otros municipios se incorporen a esta campaña, que se desarrollará cada fin de semana a lo largo de nueve meses.

Según explicó el jefe de la Guardia Urbana de Barcelona, Alfons Vidal, el año pasado se practicaron 15.600 pruebas de alcoholemia en esta ciudad, tanto en controles preventivos como en accidentes, de los cuales 2.886 dieron positivo, cifra que equivale a un 18 por ciento. Vidal dijo que este año está previsto duplicar el número de pruebas, ya que en los tres primeros meses se han efectuado 8.000, de las cuales 1.200 dieron positivo.

Por su parte, el jefe de la División Central de Tráfico de los Mossos d´Esquadra, Josep Milán, explicó que durante los cien primeros días de ejercicio de competencias en esta materia se han llevado a cabo 65.000 lecturas de alcoholemias en controles preventivos efectuados en toda Cataluña, de los cuales dió positivo un cinco por ciento.