Medio Ambiente firma seis convenios con entes locales para impulsar el reciclaje

Nuevas plantas de compostaje o la mejora de algunas instalaciones de reciclaje son parte de las mejoras que se llevarán a cabo con la inversión de la Generalitat

Actualizado:

ABC

BARCELONA. El Departamento de Medio Ambiente ha firmado seis nuevos convenios con entidades locales mediante los cuales destinará 1,89 millones de euros a potenciar la recogida selectiva, el reciclaje y la implantación del Plan de Residuos de Cataluña en los municipios implicados.

Las poblaciones que han suscrito estos acuerdos son Cabanes (Girona), Santa Eulàlia de Ronçana (Barcelona) y Lloret de Mar (Girona), así como los consejos comarcales del Baix Empordà, la Conca de Barberà y la Mancomunidad del Penedès y del Garraf, según informó el Departamento de Medio Ambiente. Entre los proyectos que se impulsarán destacan la construcción de nuevas plantas de compostaje, la elaboración de planes de acción para que la gestión de residuos se adecue a los objetivos de recogida selectiva de la Agencia Catalana de Residuos o la mejora de las instalaciones de reciclaje de L´Espluga de Francolí.

Aumenta la recogida selectiva

La recogida selectiva aumentó en 2004 en Cataluña un 19 por ciento respecto al año anterior, lo que permitió recuperar 924.000 toneladas de materiales desechados en las basuras. No obstante, este incremento, que sitúa en un 25,6 por ciento la cantidad de basuras que se recoge de forma selectiva en la comunidad, continúa siendo muy inferior a los objetivos marcados por la Generalitat en este ámbito, que ya en 2003 se fijó como horizonte reciclar el 36 por ciento de la materia desechable, una cifra que dista de conseguirse incluso en la actualidad.

El Departamento de Medio Ambiente ha reconocido que será necesario presentar un nuevo Plan de Gestión de Residuos con vistas a 2012, ya que ve poco factible alcanzar estas metas en los próximos años.

Así, en el margen de siete años se espera que se recicle un 25 por ciento de plástico. Tan sólo en 2004, los catalanes produjeron más de cuatro millones de toneladas de basura, lo que corresponde a 1,67 kilos por habitante y día.

Si se considera el aumento de población, generaron un 2,2 por ciento más de desechos que el año anterior, lo que refleja una ligera desaceleración respecto a 2003, cuando el crecimiento fue del 4 por ciento.