Los Mossos d'Esquadra reconstruyeron los hechos en el pantano de Susqueda - O.CAMPUZANO / Vídeo: Jordi Magentí, presunto autor del doble crimen de Susqueda, permanece en rpesión sin fianza

El juez cree que el acusado del crimen de Susqueda volvió al pantano con su mujer a destruir pruebas

El juez concluye que Magentí dejó sola a su esposa al menos dos horas para «proceder a la desaparición» de pruebas

BARCELONAActualizado:

Jordí Magentí presuntamente acabó con la vida de la joven pareja del Maresme la mañana del 24 de agosto en el pantano de Susqueda, en Gerona. Al día siguiente volvió al lugar del crimen supuestamente para hacer desaparecer las pruebas del doble homicidio.

Los investigadores creen que Magentí mató a los dos jóvenes en el pantano y luego ató los cadáveres, los subió a un kayak para posteriormente arrojarlos al agua. Después hundió el coche de la pareja. No tienen duda que él fue el autor del doble homicidio.

En un auto al que ha tenido acceso ABC, el juez de Santa Coloma de Farners (Gerona) que se encarga de la investigación concluye que hay elementos para concluir que «esta visita estuvo relacionada con los hechos investigados». Es el auto con el que el juez decretó el encarcelamiento de Magentí el 1 de marzo, pero que hasta ahora se mantenía bajo secreto de sumario.

Según los investigadores, era la primera vez que la actual esposa de Magentí, de nacionalidad colombiana, acudía con él a la zona de la Rierica, donde supuestamente el día anterior se cometió el crimen. La «dejó sola durante al menos dos horas» y «es perfectamente plausible que el objeto de esta visita sea terminar de proceder a la desaparición de efectos», sostiene el juez.

La detención de Magentí se precipitó a finales de febrero después de que los investigadores conociesen que preveía viajar a Colombia para vivir allí con su actual mujer. Su madre declaró que su hijo, el día 29 de agosto, y de manera repentina, compró un billete para su mujer para irse «de manera definitiva».

El juez ve relevante esta compra espontánea, sin haber dicho nada previamente, porque precisamente el día que adquirió el billete fue el día después de que apareciese el coche de las víctimas hundido en el pantano.

Un «encuentro casual»

Eso sí, el juez sostiene que Magentí no acudió al pantano con el fin de acabar la vida con los jóvenes. Todo apunta a «un encuentro casual», dice en su auto. Los investigadores barajaron la posibilidad de que podría haberlos matados después de que los jóvenes descubrieran una plantación de marihuana, de la que supuestamente vivían el acusado y su hijo.

Magentí está en prisión provisional desde que fue detenido en febrero. El juez considera que hay riesgo de fuga porque, aunque es español, había comprado un billete para marchar a Colombia el 28 de marzo y se había hecho con inmuebles en el país sudamericano.

Tampoco crea que tenga una buena relación con su círculo más íntimo. Esta falta de arraigo junto con la gravedad de los delitos imputados, que podrían suponer penas de prisión de hasta 40 años de cárcel, planea una situación de «claro riesgo de fuga».

El juez también valora que Magentí tiene antecedentes pues ya fue condenado por haber asesinado a sangre fría a su entonces mujer en plena calle en 1997.