Joan Carles Valero - Letras expectativas

Cataluña monárquica

«La Universitat Abat Oliba CEU arranca este mes de septiembre la Cátedra Martín el Humano con el propósito de estudiar la relación de Cataluña con la monarquía»

Joan Carles Valero
Joan Carles Valero
BarcelonaActualizado:

A diferencia del resto de monarquías parlamentarias europeas, la española no tuvo continuidad durante el siglo XX. En esas grietas, profundísima la del franquismo, anida el republicanismo de valores clásicos como libertad y democracia, cuando son precisamente las monarquías inglesa, noruega, holandesa o sueca los principales factores de la estabilidad política en sus países, muy superiores a algunas repúblicas.

Los cinco años de reinado de Felipe VI no han sido fáciles. La incapacidad de los partidos para pactar y formar Gobierno, tanto ahora como en 2016, es uno de los dolores de cabeza del Jefe del Estado. El otro es Cataluña, comunidad en la que el monarca se volcó de forma extraordinaria. Don Felipe ha sido hasta ahora el rey más implicado con Cataluña, no solo porque es la comunidad que más ha visitado, sino porque habla catalán mejor que algunos de los independentistas.

La relación de los catalanes con la monarquía se hunde en la historia y nunca finalizó con la muerte sin descendencia del último rey de la dinastía catalana, Martín I de Aragón, más conocido como Martín el Humano, puesto que todos los reyes que le sucedieron tras el compromiso de Caspe fueron igualmente Condes de Barcelona. Su hijo Martín el Joven murió hace 610 años tras la batalla de Santluri (Cerdeña), también sin que le sobreviviera ningún hijo. Santluri fue una de esas batallas incómodas para la corrección política actual. En esa población sarda celebran cada año Sa Batalla, su particular 11 de septiembre que rememora la masacre perpetrada por el ejército catalán comandado por el feroz Pere de Torrelles, que pasó a cuchillo a la población.

La Universitat Abat Oliba CEU arranca este mes de septiembre la Cátedra Martín el Humano, conde de Barcelona, dirigida por la doctora Rosa María Alabrús, con el propósito de estudiar la relación de Cataluña con la monarquía a lo largo de la historia, tomando como referencia la figura del último rey de la dinastía catalana que, precisamente, tenía su palacio y corte en los terrenos donde actualmente está el campus de esta universidad. Siglos más tarde se construyó el convento del Redentor, donde destaca la Iglesia de las Oblatas del Santísimo Redentor, hoy transformada en el aula magna de la universidad. El templo fue construido por el arquitecto Bernardí Martorell i Puig, discípulo de Gaudí, que es el autor del edificio contiguo de la calle Bellesguard. Para adelantar, necesariamente hay que mirar el retrovisor de la historia.

Joan Carles ValeroJoan Carles Valero