Joan Carles Valero - Letras expectativas

Industriales influyentes

La creación de la patronal catalana Fomento del Trabajo supuso un hito que, sin duda, contribuyó a definir y configurar la España actual

Joan Carles Valero
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La creación de la patronal catalana Fomento del Trabajo supuso un hito que, sin duda, contribuyó a definir y configurar la España actual. Decisiva fue su contribución a la vertebración de la prosperidad en nuestro país, porque durante 247 años ha catalizado el espíritu emprendedor de los industriales y fabricantes del siglo XIX que ahora se encarna en la global sociedad del conocimiento. Una prosperidad que partió de la defensa en el XIX de que el proteccionismo era la patria-mercado y que urgía preservar frente a las amenazas de la competencia procedente allende nuestras fronteras.

La mirada al retrovisor es pertinente ahora que las fronteras de la patria encojen para algunos de los herederos de aquellos industriales y fabricantes catalanes, bien porque el mercado ya es el mundo o porque vendieron el patrimonio familiar y se permiten experimentar sentimientos revolucionarios al volante de su Porche Cayenne. El libro Els diaris de Foment. Premsa industrial al segle XIX, del periodista e historiador Xavier Martí i Ylla, presentado ayer en la sede de la gran patronal catalana, aporta una visión hasta ahora inédita sobre la influencia de las organizaciones industriales en la configuración de la prensa madrileña y española de aquel siglo y, por lo tanto, en el moldeado de la opinión pública y de los diferentes gobiernos y parlamentos de España, dado que entonces el analfabetismo era muy elevado y los lectores de diarios se limitaban a funcionarios, profesionales liberales y militares de alta graduación.

El investigador Martí ha podido bucear en los archivos de Fomento y ha descubierto las estrategias y las acciones llevadas a cabo en cada caso para crear, comprar o influenciar periódicos que dieran cobertura a los intereses de los industriales y fabricantes catalanes. Todos ellos reclamaban un sistema proteccionista que les permitiera expandirse por la península y las colonias españolas, mientras que desde el extranjero se advocaba por el libre comercio como sistema económico.

Una línea estratégica que inician los industriales en 1839 en Madrid con El Corresponsal, periódico dirigido por el relevante Bonaventura Carles Aribau. Le siguieron cabeceras tan evocadoras como El Bien Público, El Protector del Pueblo o Diario de Cataluña, aunque también aquellos empresarios influían comprando en bloque parte de las tiradas de periódicos. Ahora son las instituciones las que regalan los diarios en los transportes públicos.

Joan Carles ValeroJoan Carles Valero