Público asistente a la última edición del Primavera Sound
Público asistente a la última edición del Primavera Sound - Efe

La industria musical catalana sale de la crisis y alerta de una posible burbuja de música en vivo

El sector cerró 2017 con una caja de 189,4 millones de euros, 167 de ellos facturados en festivales y conciertos

BarcelonaActualizado:

Con el tirón de los festivales como principal motor de arrastre y el crecimiento de las ventas digitales apuntalando los flancos, la industrial musical catalana se toma un respiro y se acerca por fin a registros previos a la crisis. En la caja de 2017, una facturación de 189,4 millones de euros, cantidad similar a la de 2003, cuando se cerró el año con 192 millones de euros, pero también a la de 2008 (185,5 millones de euros), lo que viene a indicar que la recuperación es tan gradual como lenta.

Así lo recoge el Anuario de la Música que este miércoles han presentado el Grupo Enderrock y la la Asociación de Representantes, Promotores y Mánagers de Catalunya (ARC) y en el que, además de la escalada de la facturación, se hace evidente el vuelco que ha vivido la industria en los últimos quince años. Así, mientras que en 2003 el peso de la música en directo y la industria grabada era más o menos parejo, con unos porcentajes del 52% y el 48%, en 2017 la música en vivo representó en 2017 cerca del 88% del volumen total de negocio.

Unas cifras que se explican gracias a los 167 millones de euros facturados en salas y festivales y a esos 20.000 conciertos programados que acogieron a 13 millones de espectadores del año pasado. Unas cifras espectaculares -el número de conciertos ha crecido un 32% respecto 2016- que, sin embargo, han empezado a activar algunas alarmas.

«La oferta de conciertos está aumentado por encima del incremento de espectadores, un hecho que hace temer a algunos agentes sectoriales que se esté creando una burbuja por un crecimiento repentino», ha advertido elpresidente del Grup Enderrock, Lluís Gendrau. De hecho, los responsables del anuario subrayan que la situación es «comparable a la coyuntura muy parecida que se dio en el año 2008-2009, justo antes de la crisis».

La recuperación llega también al sector discográfico, que por primera vez en cinco años ha conseguido presentar números positivos cerrando el año con 22,4 millones de euros, cifra ligeramente superior a los 21,6 millones de 2016 pero muy lejos aún de los 92 millones de euros de 2003.