Hospital de Sant Pau de Barcelona, en el que se realizó la intervención
Hospital de Sant Pau de Barcelona, en el que se realizó la intervención - ABC

Indemnizan con 69.172 euros a la familia de una mujer que murió al colocarle de forma errónea una prótesis

La paciente, de 70 años, falleció como consecuencia de «una hemorragia causada por un tornillo mal implantado, que le perforó la vena ilíaca»

BARCELONAActualizado:

El Servei Català de la Salut ha indemnizado con 69.172 euros a los familiares de una mujer que falleció debido a un error médico durante una operación para implantarle una prótesis de cadera. La paciente, de 70 años, falleció «por hemorragia al implantarle de forma errónea un tornillo, lo que le causó una perforación en la vena ilíaca», según denuncia la asociación Defensor del Paciente.

En una sentencia, el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Barcelona ha homologado el acuerdo alcanzado entre la familia de la víctima, representada por la abogada Luisa Blanco de la citada asociación Defensor del Paciente, y la aseguradora del Servei Català de la Salut.

«Fallos» en la intervención

El acuerdo establece una indemnización de 50.000 euros para el viudo de la paciente, y de otros 4.793 para cada uno de sus cuatro hijos, por los fallos en la operación de prótesis de cadera.

La abogada presentó una denuncia por la negligencia médica, que fue archivada, tras lo cual decidió interponer un demanda contra la aseguradora del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau, donde la víctima fue intervenida, para lograr una indemnización por la muerte de la paciente.

Con la vista por la demanda ya señalada, la aseguradora ofreció a la familia de la fallecida una indemnización que ésta aceptó y que ha evitado la celebración del juicio.

«Más profundamente de lo debido»

La demanda presentada sostenía que los cirujanos que intervinieron a la paciente introdujeron más profundamente de lo debido uno de los tornillos que debía sujetar la prótesis de cadera, por lo que alcanzó la cavidad pélvica y lesionó la vena ilíaca.

Ello provocó una caída brusca de la presión arterial de la paciente, sin que se tomaran medidas para averiguar su origen, de manera que la mujer no fue intervenida de nuevo hasta casi seis horas después de permanecer en reanimación, lo que no pudo evitar su muerte, según la demanda.