Hospitales catalanes «a medio gas» durante el Puente de la Constitución

barcelona Actualizado:

Más de la mitad de los grandes hospitales públicos del Institut Català de Salud (ICS) (cinco de los ocho) suspendieron ayer su actividad no urgente —consultas externas y quirófanos— siguiendo con las directrices de la gerencia de la empresa pública más grande de Cataluña, que obliga a los centros sanitarios a funcionar como un festivo durante cinco días laborables antes del 31 de diciembre. El Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona y el de Viladencans (Barcelona), el Arnau de Vilanova (Lérida), el Josep Trueta de Gerona y el Verge de la Cinta de Tortosa (Tarragona) prestaron servicios mínimos durante toda la jornada y aplazaron la mayoría de consultas externas y las operaciones no urgentes a otros días laborables.

En Can Ruti, no hubo especiales incidentes a excepción de un grupo de indignados que irrumpieron en una planta y pidieron firmas contra los recortes sanitarios. Fuentes sindicales explicaron a ABC que durante la jornada han funcionado el 30% de las consultas externas y se han realizado un tercio de las operaciones no urgentes, situación que se sostendrá durante una semana. El Josep Trueta también prestará servicios mínimos hasta el viernes, al haber hecho coincidir tres de los cinco días impuestos por la gerencia del ICS —el 5, el 7 y el 9— con los dos días festivos de este puente —el 6 y el 8—. Los dos grandes centros sanitarios del ICS en Barcelona (Bellvitge y Vall d'Hebron), y el Joan XXIII de Tarragona funcionarán el próximo viernes día 9 como un festivo. De hecho, el próximo viernes la mayoría de hospitales del ICS, excepto el Arnau y el Verge de la Cinta de Tortosa, trabajarán con servicios mínimos.

Salud cierra dos sedes

Por otro lado, el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) ahorrará 525.000 euros con el cierre de dos sedes de la Región Sanitaria de Barcelona, con la aplicación de medidas de simplificación administrativa y con la no renovación de contratos temporales, según informó ayer. El pasado 21 de noviembre se cerró la sede de CatSalut en Badalona y el día 28 del mismo mes se hizo lo mismo con la oficina en L'Hospitalet del Llobregat, ubicada en la Gran Via.