Horta de Sant Joan: el error que acabó en tragedia

Horta de Sant Joan: el error que acabó en tragedia

M. ZARAGÜETA / I. ZAMORA | BARCELONA / MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Estamos a punto de cascarla, hostia». El grito de desesperación de uno de los bomberos supervivientes ha vuelto a sembrar las dudas. La tragedia empezó a gestarse con uno más de los incendios que azotaron a la comunidad catalana durante el verano de 2009, sin embargo, el de Horta de Sant Joan no iba a asemejarse en absoluto a los demás, pues empezaba por cobrarse la vida de cinco bomberos durante las tareas de extinción. Como procede en la gestión de estas tragedias, la investigación apuntó en sus primeras resoluciones al rayo como causante del fuego, lo cual pareció calmar las aguas hasta que la versión oficial de las autoridades (lideradas por Joan Saura, consejero de Interior y Francesc Baltasar, consejero de Medio Ambiente) se vio completamente desmentida con la detención de dos sospechosos de provocar la tragedia, dos jóvenes que al parecer prendieron una fogata en el bosque, llegando incluso a jactarse de su acción –a la vista están las pruebas fotográficas publicadas por El Periódico-. El primer error de la Generalitat desencadenaba lo que, a petición de la oposición y los afectados por el incendio, iba a terminar por esclarecer las verdaderas razones de uno de los desastres más polémicos del gobierno del tripartito: la formación de una Comisión de Investigación. A pesar de negarse rotundamente desde presidencia a dicha propuesta, su definitiva realización, todavía en curso, empieza ahora a destapar los posibles errores y omisionesque podrían haber dificultado la asunción de responsabilidades y la correcta gestión del desastre. Las exigencias de la oposición, cuya batalla lideró Alicia Sánchez-Camacho (PP) pidiendo la dimisión de ambos consejeros y reclamando responsabilidades y verdades, avivó una polémica que empezaba a poner en duda la credibilidad y capacidad de gestión del tripartito ante estas situaciones extremas. Las declaraciones de los miembros del cuerpo de bomberos en las primeras jornadas de la Comisión acababan de tambalear la imagen de las dos consejerías, que ahora deberán responder a la retahíla de contradicciones que se desprenden de dichos testimonios: Comunicación deficiente: Las grabaciones de conversaciones entre los centros de emergencias, mandos y bomberos desplegados en la gestión del incendio evidencian graves problemas de comunicación en el operativo de evacuación de los Graf Lérida, atrapados por el fuego. La transcripción de una llamada de Josep Pallás, único superviviente de los Graf que utilizó su móvil para pedir auxilio, revela la importante descoordinación ante la situación de los bomberos atrapados por el fuego: «por favor, nos ha pasado un atrapamiento, hay gente muerta, corred».

Versiones contradictorias: Coincidiendo con la sorprendente grabación, ayer prestaban declaración otros tres bomberos del operativo ante la juez de Gandesa (Tarragona). Tanto el abogado de las familias de los fallecidos, Pau Simarro, como el que representa a la Generalitat, Joan Navarro, ofrecieron versiones contradictorias de la tragedia. Si este último aseguraba que los bomberos disponían de la información necesaria para gestionar la tragedia y que el error se produjo porque en ningún momento pensaron que puediera originarse un cambio en la dirección del viento, el abogado de las familias sostiene que todo se debió a un «cúmulo de errores» liderados por la falta de información.

Errores en el Informe:

¿Negligencia?... : En declaraciones a RAC1, Pau Simarro, abogado de la familia de uno de los fallecidos ha dejado entrever que "la tesis de una negligencia grave ser fortalece". "Las llamadas de socorro no fueron atendidas ni respondidas por ningún operativo en ningún sentido", al tiempo que asegura qeu "hubo una descoordinación y que no hubo ni atención ni prevención a los bomberos cuando estaban en la situación más grave".

...¿O imprevisto?: Sin embargo, a pesar del continuo goteo de declaraciones que apelan a la "falta de información" y a la "descoordinación de los responsables" como desencadenantes de la tragedia de Horta, lo cierto es que la hipótesis de que el cambio imprevisto en la dirección del viento hubiera producido el fatal desenlace también es una de las premisas fuertes así como la tesis defendida por la defensa de la Generalitat. La polémica Comisión a la que tan reacio ha sido el Govern tendrá el cometido de aclarar si todo ha sido fruto de un cúmulo de errores o bien de un conjunto de casualidades.