Ángel González Abad - Los martes, toros

Homenaje al profesor Santainés

Sin duda, Antonio Santainés entra por méritos propios y sobresalientes en un grupo de críticos catalanes que vivieron y contaron una apasionante época

Ángel González Abad
Actualizado:

El pasado viernes, la Casa de Madrid en Barcelona acogió la presentación de la obra Confidencias, un legado de entrevistas del crítico barcelonés Antonio Santainés a grandes figuras del toreo, que recupera y pone sobre la mesa la importancia que tuvieron los toros en la Ciudad Condal, no solo como un espectáculo más en la oferta de ocio, sino como parte indiscutible de un uso social para generaciones y generaciones de catalanes. El libro ha sido una espléndida iniciativa de José Luis Cantos, y allí estuvieron recordando a Santainés, el infatigable Fernando del Arco y Florencio García, presidente de la Casa de Madrid, que mantiene vivo un lugar para el encuentro entre aficionados en el centro de Barcelona.

Allí resonaron las voces de Rafael El Gallo, Domingo Ortega, Nicanor Villalta, Marcial Lalanda, Ángel Luis Bienvenida, El Andaluz y Pepín Martín Vázquez. Un gran homenaje a la figura de Antonio Santainés, el recordado «profesor» que nos dejó hace ya cuatro años.

Sin duda, Antonio Santainés entra por méritos propios y sobresalientes en un grupo de críticos catalanes que vivieron y contaron una apasionante época. Junto a él se hace inevitable citar a Don Ventura, Eduardo Palacio Valdés, Néstor Luján y Mariano de la Cruz, fuentes de las que han bebido tantos y tantos profesionales. Con ellos se fue una parte de la historia de la Tauromaquia, de ellos queda su legado imborrable.

Desde mediada la década de los cincuenta, Santainés compaginó su amor a la Fiesta con su labor docente en la Escuela de Altos Estudios Empresariales de Barcelona. En radio y prensa escrita dejó una amplísima obra. Por eso, la presentación del libro que recoge algunas de sus mejores entrevistas se convierte en sincero homenaje a quien vivió desconcertado el cerco nacionalista impuesto a la Fiesta desde la llegada de Jordi Pujol a la Generalitat y no entendió cómo algo tan profundo en su sentir catalán era desgarrado a jirones por una batalla política que no sabía en qué podía acabar.

Ángel González AbadÁngel González Abad