Homenaje a Marcos Redondo y la Zarzuela

Actualizado:

CREO que he batido un récord: tercera semana en un mes que dedico esta columna a la zarzuela... El género español por fin vuelve a ser noticia, esta vez gracias a un homenaje, específicamente al barítono Marcos Redondo, un genio de la zarzuela a quien se le recordará este martes en el Reial Cercle Artístic (Arcs, 5, 19h.) a través de la película «La Farándula» (rodada entre 1935 y 1938, y estrenada al año siguiente), la única aventura cinematográfica en la que participó el gran cantante de la que se localizó una copia en la Filmoteca de la Generalitat.

Dirigida por Antonio Momplet, con música de Martínez Valls y Luna, entre otros, se concibió durante la República como una plataforma para la música popular española, siendo considerada como el primer musical de la historia del cine hispano, estrenándose justo después de acabada la Guerra Civil.

La película narra las peripecias de una humilde compañía de zarzuela que gira de pueblo en pueblo y que acaba triunfando, con Redondo, cómo no, de galán. Nacido en 1839 en Pozoblanco (Córdoba) y fallecido en su Barcelona de adopción en 1976, está considerado como uno de los grandes de la zarzuela de todos los tiempos (cuenta la leyenda que en una sola temporada llegó a cantar 362 funciones), aunque en sus inicios lo suyo era la ópera, debutando en el Teatro Real de Madrid en 1915 y en el Liceu en 1923, donde aterrizó con «Pagliacci» después de triunfar en Italia, México y Cuba. Al año siguiente lo tentaron con el repertorio zarzuelístico -debutó con «El Dictador» de Milán en el Teatro Novedades de Barcelona-, y desde entonces no paró.

Estrenó varias obras emblemáticas de Sorozábal, como «Katiuska» (1931), «La tabernera del puerto» (1936, en el Tívoli de Barcelona) y «Black el payaso» (1942, en el Coliseum barcelonés). (Y hay responsables de cultura de esta ciudad que van diciendo que eso de la tradición zarzuelística de la capital catalana es un gran mentira...).

El célebre barítono se retiró en 1957 dejando grabados más de 500 discos, casi la gran mayoría dedicados a la zarzuela.

En el homenaje del próximo martes, presentado por Manel Andrés, se ofrecerá un recital lírico a cargo de la soprano Mireia Dolc y del barítono Enric Sacristán, acompañados al piano por Xavier Dolc. El homenaje a Marcos Redondo nace del interés de un grupo de aficionados catalanes a la zarzuela que cree en el género, lo defiende y lo dignifica.