El relevo de Hereu en Barcelona tensa el congreso de la federación del PSC

Actualizado:

Una semana después de que entre el 3 y el 5 de febrero el PSOE elija en Sevilla a su próximo secretario general, la federación de Barcelona del PSC también renovará a su dirección: si bien en ambos casos los procesos llegan tras sendas derrotas electorales, el alcance de los cambios en uno y otro caso puede ser muy distinto. En Barcelona, lo que se intuía como un congreso tranquilo, más de ideas que de nombres, en el que el tándem que forman Carles Martí (primer secretario) y Jordi Hereu (presidente) iba a ser reelegido sin más, se ha envenenado.

Entre la militancia comienza a cundir la inquietud de que si en la federación no se produce ya un cambio de nombres, las posibilidades de llegar a las municipales de 2015 con perspectivas de éxito se complican. Dando por descontado que Jordi Hereu no va a optar a las primarias con las que, si hay más de un candidato, se va a elegir a quien intente desalojar a Xavier Trias de la alcaldía, las presiones para que favorezca ya la renovación se han incrementado, sobre todo tras el último barómetro municipal, que señala un fuerte retroceso del PSC.

De sus intenciones se esperaba que diese al menos alguna pista en la conferencia que pronunció este lunes en el CCCB. No fue así, y el ex alcalde se limitó a señalar que el congreso de la Federación debe definir qué tipo de oposición debe hacer el PSC en el Ayuntamiento. De fondo, el debate entre optar por una oposición frontal a Trias, sin lugar para pactos —como él propugna—, o propiciar un acercamiento a CiU para ganar centralidad.

Jordi Martí, en primera línea

Mientras Jordi Hereu trata de no acabar desdibujado en la siempre ingrata tarea de hacer de opositor, se perfilan ya posibles alternativas para enfrentarse a Trias. Aunque se ha barajado el nombre del diputado en el Congreso Albert Soler, quien mejor posicionado está es Jordi Martí, concejal socialista en el actual Consistorio y ex responsable de Cultura cuando gobernaba el PSC, una tarea en la que, como en su momento le sucedió a su mentor Ferran Mascarell, se ganó amplio reconocimiento. Ahora concejal en la sombra del área de Urbanismo —una responsabilidad dentro del grupo socialista que ya da pistas sobre su figura en ascenso—, Martí no se esconderá si le llega el momento.