Cae un grupo violento que atracaba a ancianos cuando iban cobrar la pensión

A los once detenidos se les atribuye una cuarentena de robos a ancianos a la salida de los bancos

BARCELONA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los Mossos d'Esquadra han detenido a once colombianos, de entre 23 y 55 años, como presuntos autores de una cuarentena de robos a ancianos a la salida de los bancos, según ha informado la policía catalana.

El pasado martes, los Mossos llevaron a cabo un amplio dispositivo, con más de 70 efectivos, para desarticular al grupo y realizaron registros en Barcelona y Santa Coloma de Gramenet. Tres menores quedaron a disposición de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA) e intervinieron cuatro vehículos.

Los once detenidos formaban parte de una organización criminal que delinquían utilizando el 'modus operandi' conocido como 'cogoteros', que consiste en robar a ancianos los reintegros que éstos habían hecho previamente en un banco. Los robos se produjeron en Castelldefels, Gavà, Viladecans, Barcelona, Ripollet, Sant Just Desvern, Martorell, Vilanova i la Geltrú, Calella, L'Hospitalet de Llobregat, Malgrat de Mar, Cornellà de Llobregat, Figueres, Sabadell, El Prat de Llobregat, Molins de Rei, Premià de Mar, Esplugues y Terrassa.

Los detenidos se dividían en dos grupos formados entre cinco y siete personas, que actuaban en zonas independientes y de forma coordinada repartiéndose las funciones. Escogían a ancianos con pocas posibilidades de defensa, a causa de su edad -tenían entre 70 y 90 años- o minusvalía física, y posteriormente le robaban el dinero distrayéndolos con diversas artimañas, aunque en ocasiones no dudaban en utilizar la violencia.

La policía inició la investigación tras constatar un aumento significativo de este tipo de robos, que se incrementaban los días de cobro de nóminas o pensiones y en las fechas que se cobraban pagas extraordinarias. Los investigadores han constatado que este tipo de robos se había convertido en el 'modus vivendi' de los arrestados, y que les permitía enviar periódicamente cantidades económicas a su país de origen.

De los once detenidos, la mayoría con antecedentes policiales, el juez decretó el ingreso en prisión de cinco de ellos, quedando el resto en libertad con cargos.