Un grupo de familias logra aumentar la proporción de castellano en una escuela de Castelldefels

Los padres de unos 60 alumnos del centro ven como la Justicia les avala después de que la dirección desatendiese su demanda

À. G.
BARCELONAActualizado:

Revuelta de padres en una escuela de Castelldefels (Barcelona) en favor de la ensenañza en castellano. Un grupo de 30 familias del centro público Josep Guinovart, ante la negativa del centro a atender su reclamación de que se aumentase la proporción de asignaturas en lenguas castellana, decidió llevar el caso a los tribunales.

Estas familias siguen la estela de los padres que, en la mayoría de casos a título individual, también han logrado que una docena de centros escolares en Cataluña aumenten hasta el 25% la proporción de clases en castellano.

Asesorados por la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), las familias ya han visto como el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) comunmicaba los primeros 14 fallos, lo que por el momento llevará. Es previsible que a medida que se vayan notificando más sentencias, la práctica totalidad de las clases de la escuela, que tiene unos 300 alumnos matriculados, se vean afectadas. No obstante, y tal y como denuncia a ABC Ana Losada, portavoz de la AEB, la dirección del centro, "incumpliendo la LEC ha reorganizado los cursos para agrupar en una misma línea a los alumnos cuyos padres han denunciado". "En la práctica están imponiendo dos líneas", añade Mellado, cuya asociación denunciará este hecho ante la consejeria de Educación.

En sus autos, el TSJC, remitiéndose a la sentencia de 2010 del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, señala que es "legítimo que el catalán, en atención al objetivo de normalización lingüística en Cataluña, sea el centro de gravedad de este modelo de bilingüismo, aunque siempre con el límite de que ello no determine la exclusión del castellano como lengua docente de forma que quede garantizado su conocimiento y uso en el territorio de la Comunida Autónoma".

Ana Losada celebra que el TSJC atienda a los padres, a la vez que lamenta la actitud de la directora y de la jefa de estudios del centro, que en las últimas reuniones de padres en las que se ha dado cuenta de las sentencias, animaban al resto de familias a denunciar e inclumplir con lo que fija la ley. "En lugar de velar por un buen clima entre las familias, enfrentan a unos con otros", explica. "Los padres solo reclaman que se cumpla la ley", añade.