ABC  Josep Maria Rañé

El Govern impedirá los monopolios en las ITV y permitirá la competencia en precios

Rañé anuncia que las actuales concesionarias podrán mantener, excepcionalmente, la prestación del servicio entre 2006 y 2007, año de transición hacia la nueva normativa

Actualizado:

ESTHER ARMORA

BARCELONA. La nueva Ley de Seguridad Industrial que tramita el Parlament impedirá que se produzcan situaciones de monopolio en el mercado de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV) en Cataluña y permitirá una competencia limitada de precios. Así lo anunció ayer el conseller de Trabajo e Industria de la Generalitat, Josep Maria Rañé, en la presentación del decreto de ley que regulará el período final de vigencia de las actuales concesiones del servicio de ITV, que concluyen el 23 de julio de 2006.

Rañé anunció que entre 2006 y 2007 se abrirá un período transitorio para garantizar la calidad del servicio a los usuarios. «Una vez concluya este período, -aclaró- las empresas deberán devolver a la Generalitat el patrimonio de las instalaciones y la Administración volverá a ponerlo en el mercado a través de un régimen de autorización».

El conseller adelantó también que «todas las concesionarias que operan actualmente han expresado su deseo de continuar su actividad bajo el régimen de autorización». «Lo que finaliza es la prórroga, porque la concesión se ha respetado escrupulosamente», advirtió Rañé para justificar legalmente una decisión que afecta a Applus+ (Agbar) y Revisiones de Vehículos S. A. (Revesa), en el mercado de las ITV-, y a ECA e ICIT, en el de las inspecciones de instalaciones industriales.

El titular de Industria del Govern explicó que con el nuevo marco legal, que pone fin al régimen de concesiones que ha funcionado en los últimos 20 años y que ha permitido que el 100% del mercado de las ITV se concentre en dos empresas (Applus+ y Revesa), podrán prestar este tipo de servicios «todas aquellas compañías que demuestren capacidad y solvencia» y «no habrá un límite de operadoras». En la actualidad, Applus+ controla el 85% de la ITV, mientras que Revesa tiene el 15% restante. Por su parte, la inspección y certificación se reparte al 50% entre ICIT y ECA.

Josep Maria Rañé aseguró que el cambio de escenario no perjudicará a las actuales concesionarias, ya que «los nuevos operadores que quieran actuar en este mercado deberán subrogarse las plantillas si quieren acceder al patrimonio que les permita operar».

Compensaciones mínimas El Govern anuló en agosto de 2004 la prórroga de 8 años concedida por CiU a cuatro empresas que tenían la concesión de la ITV por considerar que no estaba justificada. Las empresas afectadas anunciaron que inciarían acciones legales contra esta decisión y pedirían indemnizaciones. El conseller adelantó que éstas «sólo serán compensadas con el 4% más de canon que pagaron a cambio de la prórroga».