El Govern arrancará en julio su Plan para la Moda con desfiles por la ciudad y premios internacionales

La Generalitat anunció un «giro radical» en la moda catalana y se dispone a cumplir su palabra. Según ha podido saber este diario, la conselleria de Innovación, Universidades y Empresa pondrá en

ESTHER ARMORA. BARCELONA.
Actualizado:

La Generalitat anunció un «giro radical» en la moda catalana y se dispone a cumplir su palabra. Según ha podido saber este diario, la conselleria de Innovación, Universidades y Empresa pondrá en marcha de forma «piloto» el próximo mes de julio -una semana después de la celebración de la feria de moda Bread&Butter (B&B)- un ambicioso proyecto que tendrá como objetivo «tutelar el diseño independiente» desde que emerge de las escuelas hasta que encaja en el complejo entramado industrial, algo que el conseller Josep Huguet se fijó ya como objetivo cuando desmontó la histórica Pasarela Gaudí.

Las pretensiones de fondo iban más allá de la fórmula de un escaparate estático. Se trataba de inyectar valor añadido al desnutrido tejido industrial, azotado por las deslocalizaciones. Según los últimos datos que maneja el Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc), en Cataluña se eliminaron cerca de 30.000 empleos y desaparecieron 720 empresas entre 2000 y 2006.

Para contrarrestar la embestida de la globalización hacía falta mucho más que una pasarela y, al menos conceptualmente, el proyecto va más allá. Ése fue el encargo que el conseller Huguet realizó a un equipo de expertos liderado por Vicenç Mustarós, responsable también de la parte internacional del programa, que ya ha culminado dos ediciones en París.

El proyecto del Govern, en el que también participan expertos internacionales, se estructura en tres grandes áreas: la que lideran las escuelas de negocio; la del «evento» en Barcelona, que no será uno sino varios, desde desfiles (entre 20 y 30) hasta exposiciones, «performances» e incluso conferencias; y la pata final, la más ambiciosa, a través de la cual el gobierno catalán favorecerá el despegue de una serie de diseñadores independientes -previamente seleccionados- hacia la industria nacional e internacional. Alertados por el anuncio de Huguet de que iba a crearse una gran escuela pública, los centros de diseño catalanes (públicos y privados) se asociaron.

«Un «plan B»» Tras organizarse, los centros ofrecieron a la Generalitat un «plan B» que consiste en aprovechar la red de escuelas existentes y «no despilfarrar» en nuevos gastos. Hace escasos días, la Generalitat dio el visto bueno al proyecto de las escuelas -participan todas- . Los centros serán los protagonistas de la primera fase del evento, la «fase lanzadera», en la que habrá desfiles con los mejores proyectos y también suculentos premios que sobrepasarán el ámbito nacional.

Becas internacionales Un jurado internacional se encargará de elegir los mejores talentos, que surgirán de un concurso y a los que se ofrecerá la posibilidad de «hacer prácticas» en importantes marcas internacionales. «Serán como unas becas en las que los ganadores podrán trabajar codo a codo con marcas de prestigio», según explicaron fuentes conocedoras del proyecto.

Otro de los puntos fuertes del Plan del Govern será el evento central en Barcelona, que constará de entre 20 y 30 desfiles, exposiciones, conferencias, «performances» y otras iniciativas de tipo artístico-cultural. Como escenario, se tomará cada vez un barrio diferente de la ciudad. Diseñadores próximos al proyecto expresaron su satisfacción por la iniciativa que, según indicaron «permitirá acercar la moda al ciudadano, más allá de lo restringido que podría resultar una pasarela de grandes marcas. Es, en definitiva, crear cultura de moda».

Un potente equipo de expertos nacionales e internacionales supervisará los desfiles y eventos, en los que participarán también diseñadores independientes de prestigio internacional. Está previsto que en la edición de julio participe un diseñador belga, uno de los «seis de Amberes».

En la esencia del proyecto del Govern está la experiencia de Bélgica, escenario central del diseño avanzado de las dos últimas décadas. De hecho, los responsables del proyecto catalán han trazado puentes con el Flanders Fashion Institute y algunos centros japoneses para que diseñadores independientes de estos países puedan exponer sus creaciones en el escaparate barcelonés, que nace con la vocación de convertirse en la nueva meca del diseño independiente internacional.

No obstante, la parte más osada y, a su vez, el gran reto del plan del tripartito era conectar el diseño independiente -muchas veces con poco músculo empresarial- con la industria, y posicionarlo a nivel nacional e internacional. Para ello el Consorcio de Promoción Comercial (Copca) y el Cidem han diseñado un plan de ayudas a «dar ese empujón» a los creadores con posibilidades.

Ayudas a la producción Previamente a las ayudas, habrá una selección y, tras la criba, la Generalitat ofrecerá a los escogidos subvenciones para desarrollar la producción y comercializar sus creaciones. Aunque el proyecto está pensado para diseñadores independientes, fuentes próximas señalaron que «está totalmente abierto». De hecho, no se descarta que la última sesión se dedique a los talentos consolidados que decidan apuntarse. Este macro-proyecto se completará con el ya emprendido plan de internacionalización, que arrancó con el «Showroom Barcelona», que va a por su tercera edición, y las ayudas a diseñadores para instalarse en corners internacionales.