El Govern aprueba el Decreto de sequía como «plan de prevención» para evitar futuras emergencias

I. ANGUERA/
Actualizado:

BARCELONA. El Consell Executiu aprobó ayer el Decreto de adopción de medidas excepcionales en el uso de recursos hidrícos, el bautizado como Decreto de la Sequía, que tiene como objetivo la aplicación de «medidas preventivas» para garantizar el abastecimiento de agua hasta el próximo mes de diciembre. Así lo presentó el conseller de Medio Ambiente y Vivienda, Salvador Milà, quien insistió en todo momento en que el aprobado ayer es un plan de prevención que tiene por objetivo evitar futuras emergencias.

Milà recordó que los últimos diez meses han sido los más secos en 60 años y que, pese a las lluvias registradas estos días, los pantanos de Cataluña se encontraban ayer al 46% de su capacidad, por lo que pidió a empresas abastecedoras y administraciones locales que preparen sus planes de contingencia ante una situación excepcional, aunque insistió en que el suministro está garantizado hasta final de año.

El decreto establece cuatro niveles de actuación en función de la situación hídrica, que van de la normalidad, a la emergencia, aunque esta última fase, que el Govern considera improbable, exigiría la aprobación de un nuevo decreto. El plan abarca toda Cataluña, aunque en el caso de las cuencas del Ebro, las medidas deberán adoptarse en colaboración con la dirección de la Cuenca Hidrográfica del Ebro (CHE) y el Gobierno. El objetivo, en el caso de las cuencas internas, es combinar el uso de los acuíferos y aguas subterráneas para mantener el nivel actual de los embalses, explicó Milà. Una medida que ya ha provocado el enfrentamiento entre la Agència Catalana de l´Aigua (ACA) y Aguas de Barecelona, enfrentamiento en el que el conseller evitó entrar. «El Govern no entrará a debatir el sistema de conexiones» de Agbar con los acuíferos, señaló Milà, quien sí destacó, sin embargo, que acuíferos como los del Delta del Llobregat «están más controlados que nunca».