La Generalitat invertirá 3.303 millones de euros en infraestructuras sanitarias hasta el año 2012

El Departamento de Salud catalán prevé construir 14 nuevos hospitales, algunos de los cuales pasarán a sustituir centros sanitarios que han quedado viejos

Actualizado:

J. GUIL

BARCELONA. Al día siguiente, aunque tan sólo unas horas después de que el Congreso de los Diputados aprobara con nocturnidad y mayoría la aceptación a trámite del proyecto de nuevo Estatut de Cataluña, el Govern tripartito anunció ayer a bombo y platillo sus planes de futuro de inversiones en infraestructuras sanitarias.

El horizonte de la empresa, el año 2012, cuando Cataluña haya sobrepasado largamente el número de habitantes que ahora tienen la tarjeta sanitaria que les cubre: 7.105.824. De hecho, según el Departamento de Salud, en 2015 podría haber 8 millones de catalanes con tarjeta sanitaria.

La Generalitat de Cataluña tiene ya presupuestados 3.303 millones de euros que invertirá en realizar 799 obras para construir, ampliar y reformar hospitales, Centros de Atención Primaria (CAP), centros de salud mental y sociosanitarios hasta el citado año 2012, según anunció ayer la consellera de Salud Marina Geli.

En un acto al que el tripartito quiso darle el aire de solemne, la consellera Geli presentó ayer en el Palau de Pedralbes de Barcelona el plan de inversiones sanitarias hasta 2012. Presidió la «escena» el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y entre el público se contaban numerosos alcaldes, representantes de patronales sanitarias y de colegios profesionales.

Según detalló la consellera, de las 799 obras previstas, un total de 232 serán construcciones de equipamientos, mientras que las 567 restantes se centrarán en reformar y ampliar centros que ya funcionan en la actualidad.

Del total de la inversión, 545,9 millones de euros se destinarán a construir 178 nuevos CAP e intervenir en 332 consultorios municipales, dispensarios «gestionados por los ayuntamientos que habitualmente disponen de un médico, una enfermera y un administrativo», según Geli.

Asimismo, la Generalitat prevé construir 14 nuevos hospitales, algunos de los cuales pasarán a sustituir centros sanitarios que han quedado viejos. Esta actuación forma parte de una inversión de 2.492,9 millones que se destinarán a un total de 377 actuaciones en la red hospitalaria.

Algunos de estos nuevos centros sanitarios son el primer hospital transfronterizo de la Unión Europea (UE), que se construirá en Puigcerdà (Girona) y que prevé que abra sus puertas en 2008, el nuevo Sant Pau de Barcelona o el de Mollet (Barcelona), previsto para 2009.

La Generalitat también se hará cargo de crear otros hospitales como el de Sant Joan Despí, una reivindicación histórica de la comarca del Baix Llobregat, o el nuevo Hospital Josep Trueta de Girona, que se construirá alrededor del edificio actual.

En el marco de las inversiones en hospitales, el Gobierno catalán creará cinco hospitales de los denominados «ligeros», centros en los que no hay camas de hospitalización y se priorizan las operaciones sin ingreso, en Amposta, Cambrils (Tarragona), Balaguer, Trrega (Lleida) y Vilanova i la Geltrú (Barcelona). «Nunca haremos un hospital que pase de las 300 camas de ingreso», siempre que esté situado en territorios «donde no haya una deficiencia de camas», señaló la consellera, quien apostó por incorporar en todos los centros una área sociosanitaria para enfermos crónicos.

En el capítulo de inversiones, la Generalitat tiene previsto destinar 68,6 millones de euros en 24 actuaciones en el área de salud mental, lo que incluye la construcción de 17 nuevos centros de salud mental, y otros 195,7 millones en 21 acciones en sociosanitario, con 18 centros más.

Nuevas fórmulas Financiación Geli destacó que «se trata de un gran proyecto de inversión en términos históricos». «Está todo presupuestado pero ahora mismo no tenemos los recursos», aunque para llevar a cabo estas obras «no se ha contado con un nuevo modelo de financiación ni los 630 millones adicionales procedentes del Gobierno». «Habrá una parte de los recursos que procederán directamente de la Generalitat -1.920 millones- y otra parte del sector concertado o financiero que se endeuda y que posteriormente el Gobierno catalán se encargará de devolver a través de distintas fórmulas», añadió.

De hecho, para poder llevar a cabo todas estas reformas, la Generalitat aplicará entre ocho o nueve fórmulas de financiación, entre las que destaca el modelo que servirá para financiar el nuevo hospital de Sant Joan Despí, gestionado por un consorcio participado por la Generalitat.

En el caso de este centro, los encargados de su construcción serán varias empresas financieras, entre las que destaca Agbar, que posteriormente alquilarán las dependencias a este consorcio hasta que éste pueda hacerse con la propiedad del edificio.

Otra fórmula será la que se aplicará con la Fundación Pere Mata de Reus (Tarragona), donde esta entidad se encargará de adelantar el dinero a la Generalitat para poder llevar a cabo las obras.

El Gobierno catalán creó recientemente una empresa filial del Instituto Catalán de Finanzas, que funciona como banca pública y sirve para financiar la construcción de hospitales, colegios y equipamientos sociales.

Cada conselleria se encarga de pagar el alquiler durante un plazo determinado, que puede llegar a los 30 años, y después se convierte en propietaria del inmueble.

Durante la exposición de los planes de inversiones del Departamento de Salud, Geli hizo mención al nuevo Estatut catalán que ayer empezó a andar. En este sentido la consellera recalcó que el Estatut es «el Estatut de las pesonas», por lo que justifició que el Govern centre gran parte de sus esfuerzos económicos en el apartao sanitario. «La salud es un política prioritaria del Govern de la Generalitat», clamó Gelñi, quien argumentó que las políticas públicas de salud son un instrumento «de cohesión social», de «generación de riqueza y ocupación» y de «inversión social».