El ayuntamiento catalán de Gallifa se declara insumiso fiscal con el Estado

Su alcalde asegura que ingresará el dinero que corresponde al Estado en la Agencia Tributaria Catalana, dependiente de la Generalitat

barcelona Actualizado:

El Ayuntamiento de Gallifa (Barcelona) se ha declarado este martes «insumiso fiscal» y, además de negarse a pagar los impuestos que corresponde al Estado, su alcalde ha anunciado que ingresará el dinero en la Agencia Tributaria Catalana, dependiente de la Generalitat.

El alcalde de Gallifa, Jordi Fornas, que milita en Solidaritat Catalana per la Independència (SI), ha explicado, en declaraciones en los pasillos del Parlament, que la «insumisión fiscal contra el Estado español es una consecuencia lógica» del hecho de que hace quince días su municipio se declarase «territorio libre soberano». A efectos prácticos, la declaración de «insumisión» comporta que el dinero en conceptos como las retenciones del IRPF de sus trabajadores se deje de ingresar en la Agencia Tributaria Española y, en su lugar, se haga en la Agencia Tributaria de Cataluña.

El alcalde de Gallifa ha admitido que ignora las repercusiones jurídicas que puede tener el hecho de que su ayuntamiento se declare «insumiso fiscal» contra el Estado. «No sabemos lo que puede pasar, es entrar en un terreno desconocido», ha dicho.

Gallifa es un pequeño municipio de la comarca del Vallés Occidental (Barcelona) con algo más de 200 habitantes y Solidaritat (SI) cuenta con la mayoría suficiente en el consistorio como para que las declaraciones de «territorio libre y soberano» y de «insumisión fiscal» hayan sido aprobadas por unanimidad.

Desde su partido, el secretario general de SI, Uriel Bertran, ha elogiado el gesto realizado por el Ayuntamiento de Gallifa y ha subrayado que «por primera vez una institución catalana se declara insumisa fiscal y afirma que no quiere pagar más sus impuestos al Estado español».