El actor Josep Maria Pou (de pie), junto a la directora de la Fundación, Núria Ramon;, el doctor Borja Coscóstegui, y el vicepresidente de la entidad, Rafael Ribo, durante la presentación de la campaña
El actor Josep Maria Pou (de pie), junto a la directora de la Fundación, Núria Ramon;, el doctor Borja Coscóstegui, y el vicepresidente de la entidad, Rafael Ribo, durante la presentación de la campaña - INËS BAUCELLS

La Fundación Ojos del Mundo lanza una campaña para evitar la ceguera a 500.000 personas más en cinco años

Con la iniciativa, destinada a concienciar sobre los problemas de salud ocular en los países más desfavorecidos, la entidad pretende conseguir los fondos necesarios para tratar a 100.000 afectados cada año en estos territorios

BARCELONAActualizado:

Dice el refrán: «No hay peor ciego que aquel que no quiere ver». En la vigilia del Día Mundial de la Visión, la Fundación Ojos del Mundo, entidad sin ánimo de lucro creada en 2001 con el objetivo de preservar la salud y evitar la ceguera en los países más necesitados, invita a través de su nueva campaña «500.000 + 500.000», presentada en Barcelona, a «abrir los ojos» ante los problemas reales de salud oftalmológica que hay en los países más vulnerables y a sumar esfuerzos para poder «salvar de una ceguera evitable» a medio millón de personas que viven en zonas del Sáhara, Mozambique, Bolivia y Mali en los próximos cinco años.

«Desde 2001 hasta ahora hemos evitado que pierdan la visión cerca de 500.000 personas en estos territorios, actuando sobre la zona y formando especialistas locales para que sigan con la labor asistencial cuando ya no esté la Fundación. Nuestro objetivo ahora es evitar la ceguera a otras 500.000, pero en menos tiempo, en cinco años», explica Núria Ramon, directora general de la Fundación.

Siete euros para salvar la visión

Según la Fundación, realizar un tratamiento cuesta siete euros y, en caso de necesitar intervención, operar a una persona de cataratas tiene un coste de 70 euros. La entidad se ha marcado como objetivo conseguir los fondos económicos necesarios para tratar 100.000 personas anualmente durante los próximos cinco años y operar a los pacientes que requieran intervención oftalmológica.

Para conseguirlo, la Fundación trabajará en dos ejes de forma paralela: por un lado, potenciando los micromecenzagos, a través de pequeñas donaciones, y por otro lado, buscando grandes mecenas. «Con 35 grandes donantes que aporten 20.000 euros anualmente conseguiremos el objetivo de 500.000 tratamientos en los próximos cinco años», ha afirmado Núria Ramon, también miembro del Comité Ejecutivo de la Fundación.

La nueva campaña de sensibilización, que cuenta con el apoyo y los testimonios de actores y actrices de reconocido prestigio como Josep Maria Pou, Lluís Homar, Alicia González Laá, Núria Prims y Mariona Tena y del recientemente galardonado director de cine Isaki Lacuesta, pretende «implicar a la sociedad catalana en la problemática de la ceguera evitable que afecta a los territorios más desfavorecidos», según ha explicado Rafael Ribó, presidente de Ojos del mundo y Síndic de Greuges de Cataluña.

Liderazgo científico

El oftalmólogo Borja Corcóstegui, vicepresidente de la Fundación y director médico del Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona (IMO), ha puesto en valor el carácter solidario de la sociedad catalana y la capitalidad de Barcelona en cuanto a investigación médica y, sobre todo, en oftalmología. «Desde Ojos del mundo queremos seguir exportando la implicación social y el liderazgo científico y oftalmológico de esta capital a los territorios donde más lo necesitan», ha destacado el especialista durante la presentación de la iniciativa, que ha sido precedida por la lectura de un poema del escritor, poeta y ensayista argentino José Luis Borges sobre la ceguera, por parte del actor Josep María Pou.

El artista ha recordado que el reconocido literato también perdió la visión y dedicó algunas de sus obras a la ceguera y a su nueva realidad. «Autores como él, Benito Pérez Galdos, o James Joyce, que perdieron la visión, dieron luz a grandes obras desde la oscuridad", ha recordado Pou.

Un 75% de la ceguera es evitable

Según datos de la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB), casi el 90 por ciento de las personas ciegas viven en los países del tercer mundo y el 75 por ciento de la ceguera es evitable con los medios y las técnicas que utilizamos en las sociedades desarrolladas de los países de nuestro entorno.

Otros datos internacionales reflejan que 36 millones de personas son ciegas (principalmente por cataratas) y 217 millones tienen visión reducida, casi la mitad de ellas a causa de defectos de refracción no corregidos. «La oftalmología no es prioritaria en los países pobres, pero nuestra experiencia nos demuestra que la ceguera evitable conlleva más pobreza, exclusión social e incluso muerte prematura», ha explicado Ribó.

65.364 personas atendidas en 2017

Solo en 2017, la entidad ha atendido a 64.729 personas (de las cuales, 12.411 eran niños), h arealizado 4.246 intervenciones quirúrgicas oculares, ha formado a 1.409 profesionales sobre el terreno y ha sensibilizado a 65.364 personas.

«En nuestros más de 15 años de trayectoria hemos demostrado que nuestro modelo de actuación funciona y es eficaz», ha destacado Rafael Ribó, quien ha subrayado también que «la realidad de una persona sin visión es muy diferente aquí y en los países desfavorecidos». «Allí una persona sin visión es una persona totalmente inválida, totalmente arrinconada».

«Hemos trabajado mucho, pero no nos podemos conformar», ha sentenciado Ribó, que ha apuntado la necesidad de dar continuidad a los proyectos emprendidos e iniciar las actuaciones en otros territorios, como Perú, en los próximos años. «Devolver la visión es devolver la vida a las personas», ha afirmado.