Joaquín Benítez, el lunes ante la Audiencia de Barcelona tras dictarse la sentencia por abusos
Joaquín Benítez, el lunes ante la Audiencia de Barcelona tras dictarse la sentencia por abusos - EFE

La Fiscalía pide enviar a prisión al profesor de Maristas condenado por abusos

Reclama a la Audiencia que convoque una «vistilla» para decidir si debe esperar en la cárcel a que la sentencia sea firme

La acusación cree que la elevada pena de cárcel que se le impuso ayer (casi 22 años de cárcel) dispara su riesgo de fuga

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Fiscalía ha pedido a la Audiencia de Barcelona que convoque una vista para que envíe a prisión al profesor del colegio de los Maristas de Barcelona, Joaquín Benítez, condenado ayer a 21 años y nueve meses de cárcel por abusar de cuatro alumnos menores.

Según han explicado a ABC fuentes judiciales, la solicitud se ha hecho la mañana de este mismo martes ante la sección 21 de la Audiencia. Como anunciaron ayer, el resto de acusaciones también lo han solicitado.

Pese a la condena, el exmaestro de gimnasia continúa en libertad provisional, y las acusaciones consideran que debe esperar en la cárcel la resolución de un hipotético recurso, hasta que la condena sea firme. Y es que consideran que, tras la sentencia, existe riesgo de que Benítez se fugue.

El profesor compareció en febrero de 2016 y, entonces, el juez instuctor lo dejó en libertad, pese a que confesó que había abusado sexualmente a al menos uno de sus alumnos.

Sin embargo, las acusaciones creen que, ahora, tras la sentencia, han cambiado sus circunstancias. Creen que, con la elevada pena que la Audiencia de Barcelona le ha impuesto, el riesgo de que se fugue ha credido exponencialmente.

Benítez, profesor de gimnasia del colegio Maristas de Barcelona entre los años 1999 y 2011, actuaba siempre con el mismo «modus operandi» para someter a sus víctimas. Con la excusa de tratarles problemas musculares, los conducía al despacho que tenía en la escuela, cerraba la puerta con pestillo y sobre una camilla les hacía tocamientos, felaciones o les obligaba a que le penetrasen.

Una «perversa y odiosa» estrategia que siguió casi punto por punto con cuatro alumnos de entre 12 y 14 años, según la sentencia. Benítez fue juzgado por cuatro casos de abusos a alumnos pero las víctimas podrían haber sido muchas más. Y es que una decena de casos tuvieron que ser archivos por haber prescrito.