TRIBUNA ABIERTA

Una financiación justa

Estamos virando el transatlántico de las finanzas públicas, alejándolo de la tormenta deficitaria y sin perder el rumbo del horizonte de la recuperación

Actualizado:

LEJOS de consignas y eslóganes partidistas, de hurgar en la herida y atizar las brasas, CiU ha apoyado los dos paquetes de medidas antidéficit del Gobierno socialista y del Gobierno popular por coherencia y responsabilidad. En su momento evitamos que el Estado español se quedara atrapado en un callejón sin salida ante un rescate de la UE; ahora, con medidas dolorosas pero necesarias, ponemos las bases de la austeridad y de la recuperación. Dos gobiernos diferentes, una misma posición: coherencia, responsabilidad y coraje, pese a no compartir la totalidad de las actuaciones del Ejecutivo de Rajoy, como la subida del IRPF.

Hace más de un año que el President Mas tomó posesión y se encontró con un déficit mucho más hinchado de lo previsto en los cajones de la Generalitat. Algo parecido a lo sucedido con el cambio de Gobierno español. En Catalunya hemos liderado, hemos explicado la verdad desde el primer día y, gracias a las medidas adoptadas en 2011, nos hemos convertido en referente de cómo hay que hacer las cosas para salir de la crisis. Estamos virando el transatlántico de las finanzas públicas, alejándolo de la tormenta deficitaria y sin perder el rumbo del horizonte de la recuperación. Con el compromiso firme y el esfuerzo ingente de, a finales de 2012, en tan sólo dos años, intentar cumplir con los objetivos que marca la UE, es decir, una reducción de 5.600 millones de euros de déficit.

Estas medidas servirán para parar el primer golpe, a medio plazo, pero solo un pacto fiscal puede resolver nuestros problemas a largo plazo. No existe ningún territorio europeo que sufra un déficit fiscal del 8,10%. De hecho, existe cierta unanimidad entre los expertos, a la hora de considerar como expolio un déficit fiscal superior al 4%. Son 16.500 millones de euros que ponemos encima de la mesa por nuestro esfuerzo y no vuelven y que son imprescindibles por motivos de justicia fiscal y social. Imprescindibles para seguir siendo el motor económico y para seguir siendo solidarios, porque alguien asfixiado puede acabar por no tener nada con lo que ayudar al resto.

Jordi Turull es portavoz de CiU en el Parlament de Cataluña.