El Festival de Peralada continúa su vocación lírica y apuesta por la zarzuela

La zarzuela gana terreno, mientras que la ópera estará defendida por tres montajes. Pero también hay danza, música clásica y popular, gospel, jazz y flamenco.

P. M.-H./
Actualizado:

BARCELONA. El género castizo levantará el telón de la XIX edición del Festival de Peralada el 15 de julio de la mano de «La verbena de la Paloma» en la versión que Comediants estrenara el año pasado en el Festival de Granada, con dirección escénica de Joan Font y musical de Álvaro Albiach. En el foso la estival Sinfonietta Portaferrada reemplazará a la Simfònica del Vallès, y en escena defenderán la partitura Isabel Monar, Mireia Casas, Itxaro Mentxaka y Marina Pardo, entre otros intérpretes, incluyendo a Lloll Bertrán.

Una semana antes se ofrecerá el tradicional concierto de música catalana, aunque probablemente la inauguración corra por cuenta, el 8 de julio, de un homenaje a Ovidi Montllor que Peralada produciría junto al Grec: pero esto todavía no está decidido. En cambio sí lo está esa segunta cita zarzuelística, cuando el 7 de agosto se presente «La eterna canción» que ya se vio en el Teatro Español de Madrid, título que contará con las actuaciones de Enrique Baquerizo, Francisco Vas y Millán Salcedo. En el ámbito operístico se anuncian dos funciones de «La Traviata» (3 y 4-VIII) en producción de Juventudes Musicales de Alemania y con la Jonde en el foso, mientas que el 15 de agosto se interpretará «Salome», de Strauss, en versión de la Ópera Nacional de Varsovia, tan conocida por sus visitas a Terrassa. La misma compañía ofrecerá un concierto dedicado a la obra de Richard Wagner.

El 31 de julio se estrenará la ópera infantil de Albert García Demestres «Jocs de mans», con Rosa Mateu, Marisa Martins y Antoni Comas, producción que lleva las firmas de Tortell Poltrona y Miquel Ortega. Lorin Maazel dirigirá la «Novena» de Beethoven -Orfeó Català, Filarmónica Arturo Toscani, 16-VII-, la OBC acompañará en una gala a Maria Guleghina, Jaime Aragall y Juan Pons (29-VII) y, al día siguiente, al Orfeón Donostiarra en la cantanta «Alexander Nevsky».

José van Dam debutará ante el público ampurdanés con un recital (2-VIII) y el 17 de julio la soprano Barbara Hendricks deshojará su «Jazz Project» junto al Magnus Lindaren Quartet en un programa que ya se vio en el Grec.

El 1 de agosto Daniel Barenboim debutará en Peralada con su West-Eastern Divan Orchestra, mientras que el guiño popular llegará el 8 de agosto de la mano de Joan Manuel Serrat y, dos días después, de Miguel Bosé.

Al día siguiente debutará en Peralada la Sinfónica de Madrid dirigida por Jesús López Cobos para actuar junto a Michel Camilo -que ya lo hiciera este verano-, mientras que la Capella Virelai ofrecerá un recital el 11 de agosto bajo el título «La música que Cervantes habría escuchado en la radio».

No faltará la cita para los fanáticos del gospel, ahora con los The Blind Boys of Alabama (24-VII). Además se esperan el estreno de Comediants «Las Mil y Una noches» (12- VIII), un musical de Gani Mirzo y coreografía de Montse Colomé, y la obra teatral «El pianista» basada en la novela de Vázquez Montalbán, con la actuación de Juan Diego y Jordi Masó al piano.

En danza, visitará el Castell nada menos que la Martha Graham Dance Company, compañía que sigue la huella de la madre de la «modern dance» (22 y 23-VII); y Rafael Amargo, quien el 18 de agosto estrena espectáculo dirigido por Carles Padrissa de La Fura dels Baus: «Don Q... Pasajero en tránsito».

El siempre estimulante laboratorio de ideas de Peralada ofrecerá una nueva versión del mito de Carmen, ahora titulada «Karmen, ópera gitana de Goran Bregovic» (13-VIII), además del nuevo acercamiento al universo lorquiano de Salvador Távora y La Cuadra de Sevilla en «Yerma Mater», espectáculo que despedirá el evento el 20 de agosto.