Las farmacias reparten menos jeringuillas a toxicómanos

BARCELONA. Ep
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los 800 farmacéuticos que participan en el Plan de Intercambio de Jeringuillas dispensaron un 18,5 por ciento menos de dispositivos inyectables entre toxicómanos durante 2000. El programa, impulsado por los colegios de farmacéuticos y la administración sanitaria, consiste en la distribución gratuita de un «kit» con una jeringa, agua destilada, algodón húmedo con antiséptico y un preservativo, a cambio de que el usuario devuelva al farmacéutico la jeringuilla usada.

Según el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Barcelona (COFB), el año pasado se dispensaron 220.000 jeringuillas y sólo recibieron 100.000 de los toxicómanos. En el caso de la ciudad de Barcelona, se repartieron 84.000 jeringuillas, de las cuales 44.000 no fueron devueltas. Respecto al año anterior, el número de jeringuillas dispensadas disminuyó en unas 50.000 y las retornadas en 30.000.

Este descenso se explica por «los cambios de hábitos de consumo, una mayor oferta de programas de reducción de riesgos y un incremento en la inclusión de toxicómanos en programas de mantenimiento con metadona», señaló Rafael Borràs, miembro de la Junta del COFB.

Añadió que «se han empezado a detectar usuarios del programa que han fallecido porque tenían enfermedades como el sida». Los responsables del plan han detectado un incremento de los usuarios de cocaína por vía endovenosa y del llamado «speed ball», en el que mezclan cocaína y heroína. En el caso de los consumidores de cocaína por vía parenteral, intercambian más jeringuillas debido «a una mayor frecuencia en la inyección de esta sustancia», que tiene una vida más corta, por lo que «se deriva una mayor compulsividad en su uso», según Borràs.