Alumnos de tercero de ESO en la clase de Lengua Castellana
Alumnos de tercero de ESO en la clase de Lengua Castellana - ABC

Expertos piden una «reforma urgente» de la ESO para frenar el alto fracaso escolar en Cataluña

La Fundación Jaume Bofill atribuye a la estructura y a la organización de esta etapa el alto índice de alumnos que abandonan

BARCELONAActualizado:

«No puede ser que uno de cada cinco estudiantes catalanes no terminen la educación obligatoria». La socióloga y profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Aina Tarabini, tiene claro que la vía más efectiva para frenar el abandono escolar es reformar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Así lo expone en el estudio «La escuela no es para tí: el rol de los centros educativos en el abandono escolar», presentado hoy en Barcelona y que recoge el resultado del análisis de cindo institutos públicos de Barcelona con diversificación de currículums.

En vista de los datos del informe, la Fundación Jaume Bofill, organización especializada en el análisis del sistema educativo, insta también a «abordar con urgencia la reforma de esta etapa en Cataluña». «Es la forma de que cada año varios miles de estudiantes se queden por el camino«, según ha precisado el director de la Fundación, Ismael Palacín, durante la presentación del estudio.

Más flexibilidad y más docentes

El estudio «La escuela no es para tí: el rol de los centros educativos en el abandono escolar» propone, entre otras cosas, superar el modelo tradicional de transmisión del conocimiento en la Secundaria, basado en materias compartimentadas; dotar a los centros de flexibilidad organizativa; aumentar las dotaciones docentes e implementar un modelo de gobernanza en los institutos basado en principios de autonomía y cooperación.

Tarabini, autora del estudio, ha reprochado que Cataluña «no se puede permitir» una tasa de abandono escolar prematuro del 18,9 por ciento, lejos de la media europea del 11 por ciento, y ha remarcado que para luchar contra el abandono se tiene que hacer en paralelo a confrontar la segregación.

La segregación lo genera

La segregación escolar genera abandono escolar prematuro, sostiene el estudio, que también señala que propicia una sobrecarga de esfuerzo y frustración en el profesorado, que han de atender emergencias más allá de su labor pedagógica, y un impacto en los alumnos, informa Efe.

Tarabini también ha remarcado que el funcionamiento de la ESO «dificulta» el abordaje integral del abandono escolar, y ha advertido de que el agrupamiento homogéneo por niveles pueden generar un efecto perverso, en el que es importante el papel del profesor y los centros.

Asimismo, ha asegurado que estas agrupaciones han de tener claro también su objetivo porque, en ocasiones, agrupaciones de alumnos flexibles no siempre funcionan: «No nos podemos permitir una organización que consolida formas de aprendizaje en las que unos son considerados 'buenos' y otros 'malos'».

Replantear la figura del docente

El informe de la Fundación Bofill también aboga por replantear la figura del docente en la Secundaria obligatoria, en el que se responsabilice del éxito o fracaso del alumnado, y Tarabini ha apelado a su rol para «despertar el interés» del alumno.

Por todo ello, Tarabini ha visto «imprescindible» un plan integral contra la segregación escolar liderado por la consejería de Enseñanza de la Generalitat; el diseño de planes territorializados contra el fracaso y el abandono escolar; garantizar itinerarios educativos para los jóvenes, y proteger a los centros educativos que concentran más complejidad social, con ratios de 20 alumnos, una financiación no lineal y estabilidad de las plantillas.

Educación «a tiempo completo»

Una de las medidas propuestas para combatir la segregación es incorporar la educación a tiempo completo como propuesta de acompañamiento educativo a lo largo de esta etapa, y Tarabini ha considerado que la jornada educativa tiene «efectos en clave social».

En el marco de la reforma de la ESO, el estudio también ha propuesto elaborar un plan de acompañamiento y orientación personalizada del alumnado; fomentar la colaboración entre los centros educativos, y uno de formación inicial y permanente del profesorado orientado a que los docentes entiendan las causas de la desigualdad educativa.

Tarabini ha remarcado que la formación del profesorado ha de permitir adquirir las competencias profesionales para una «gestión diversificada y heterogénea» de las aulas y la personalización de los procesos de enseñanza y aprendizaje.