Teresa Giménez Barbat - Agenda europea

Estupidez separatista

Lo inteligente, y lo justo, es seguir cooperando

Teresa Giménez Barbat
Actualizado:

Lo inteligente es cooperar. Se han publicado ya experimentos con juegos económicos que evidencian que la inteligencia de las personas, más incluso que importantes factores de personalidad como la agradabilidad o la responsabilidad, desempeña un papel fundamental a la hora de iniciar y mantener una cooperación eficaz a largo plazo. La misma regla muy posiblemente se pueda aplicar a grupos humanos más grandes, como regiones o estados.

En España, sin ir más lejos, es la cooperación entre regiones y la caja única de la seguridad social el instrumento que posibilita que sigamos pagando puntualmente las pensiones de los ciudadanos, con independencia del lugar donde residan. Según un estudio reciente del BBVA, actualmente sólo cuatro autonomías (Madrid, Canarias, Murcia y Baleares) presentarían superávits para crear sistemas de pensiones autónomos. Las cuentas del resto no son tan halagüeñas, incluyendo, por cierto, al País Vasco y Cataluña, cuyo déficit asciende a más de 5.000 millones de euros.

Desde luego, todo sistema de cooperación humano debe crear mecanismos razonables para detectar a los aprovechados, pero lo cierto es que siempre encontraremos desequilibrios entre receptores y contribuyentes, pues no en vano vivimos en un mundo en el que imperan las diferencias, tanto entre individuos como entre países. En la Unión Europea, más de la mitad de los Estados Miembros reciben más de lo que ponen (cosa distinta es que luego esos fondos se empleen, en lugar de en propuestas de desarrollo, en «articular el territorio», ya me entienden), pero es precisamente este gran ámbito de cooperación inteligente lo que ha hecho de nuestra alianza política un reducto de paz, libertad y prosperidad.

No se dejen llevar por los cantos de sirena de las identidades puras, ni por escepticismos a la carta, porque lo inteligente, y lo justo, es seguir cooperando.

Teresa Giménez BarbatTeresa Giménez Barbat