Josep Lluís Bonet. Elena Carreras

España promociona a Barcelona en Europa como sede de la Agencia Alimentaria

España intensifica estos días la campaña de promoción de la ciudad de Barcelona como futura sede de la Agencia Alimentaria Europea. A poco más de un mes de que las autoridades comunitarias promulguen la ciudad escogida para albergar el evento, Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento airean las ventajas de la capital catalana entre las principales ciudades europeas.

BARCELONA. ABC
Actualizado:

Hasta la fecha, la candidatura de Barcelona se ha presentado en diez capitales europeas y este mes está previsto que llegue a Dublín (Irlanda), Estocolmo (Suecia), Copenhague (Dinamarca) y Helsinki (Finlandia). Fuentes de la delegación de la Candidatura de Barcelona informaron a a Efe que se prevé que la sede definitiva de la Agencia Alimentaria se decida en la cumbre de jefes de estado europeos de Laken (Bélgica) el próximo mes de diciembre, coincidiendo con el fin de la presidencia belga. Además de la sede de la Agencia Alimentaria, a la que optan también las ciudades de Parma (Italia), Lille (Francia) y Helsinki (Finlandia), la cumbre de Laken deberá decidir las sedes de las agencias para la Seguridad Marítima, Seguridad Aérea, la futura Academia de Policía Europea y la de Eurojust (que formará a los jueces europeos).

El presidente del Salón Alimentaria de Fira de Barcelona, Josep Lluís Bonet, está convencido de las posibilidades de Barcelona y considera que «va a vencer a Helsinki», ciudad que se perfila como principal competidora. «Lo deseable es que gane Barcelona. Espero que el Gobierno, que últimamente está por la labor, eche el resto para conseguir ese éxito para España. Ninguna ciudad, área metropolitana o región, tiene las ventajas de la capital catalana, además de un potentísimo sector agroalimentario. Esa elección sería un bien para España, pero también para Europa y conseguirlo sería un éxito para todo el país», indicó Bonet a este diario.

Fuentes de la candidatura de Barcelona explicaron que ésta ha sido «muy bien acogida» en las ciudadades en las que se ha presentado. En París, Berlín y Londres, estuvo en mayo; en, Bruselas, Luxemburgo y Lisboa, en junio, y en Atenas, Roma, La Haya y Viena, en septiembre. Este mes llegará a Dublín, Estocolmo, Copenhague y Helsinki.

HELSINKI, LA GRAN COMPETIDORA

La única candidatura que podría hacer sombra a la de Barcelona es la de Helsinki, ya que Finlandia es uno de los pocos países de la UE que no cuenta en su territorio con ninguna sede europea. No obstante, Barcelona es una ciudad que está bien comunicada -cuenta con ocho vuelos diarios entre Bruselas y Barcelona y se enlazará mediante el Tren de Alta Velocidad en el año 2005 con París (4 horas) y Bruselas (6 horas)-, y tiene una infraestructura hotelera más amplia que la de Helsinki (31.338 camas en más de 190 hoteles). También se cita como aspectos favorables a Barcelona su calidad de vida tanto para vivir como para trabajar, según una clasificación del European Cities Monitor, con 24 colegios internacionales, dos escuelas de negocios, 11 universidades y una red sanitaria que comprende 60 hospitales y más de 50 centros de asistencia médica.

De ser elegida la capital catalana, la Autoridad Alimentaria Europea se ubicaría en el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona, un campus científico a 17 kilómetros del aeropuerto, que supondrá un coste cero para la UE y que podría estar operativo a finales de 2002.