BARCELONA AL DIA

Los embajadores, los ingenieros y el "picking"

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Al contrario que en el de los peces, en el mundo de las noticias se suele dar la circunstancia de que la pequeña se coma a la grande, y mientras el presidente de la Generalitat se pone de puntillas para decirle al mundo que Cataluña mantendrá su «red diplomática» en él (Artur Mas no está dispuesto a hacer piruetas sin red), una tienda de deportes francesa, Decathlon, pone un anuncio de trabajo en la Escuela Técnica Superior de Telecomunicaciones de Barcelona en el que busca un licenciado para, entre otras cosas, descargar camiones y hacer «picking», que no es un deporte nuevo, sino el mero traslado de cajas.

Y podría discutirse acerca de cuál de estos gestos está más cargado de ínfulas, si el de Artur Mas poniéndose una red para hacer alguna que otra pirueta o si el de los franceses de Decathlon poniéndose un ingeniero de telecomunicaciones para que les mueva las cajas. Al parecer, para ocupar el puesto de operario técnico de cajas en Decathlon se precisa, además de la mencionada licenciatura, conocimiento de «Microsoft office a nivel usuario», y saber el idioma castellano, que es, en realidad, mucho más de lo que necesita cualquiera que pretenda entrar a trabajar en la «red diplomática» de Artur Mas por el mundo, donde los niveles de Telecomunicaciones, de Microsoft office y de castellano que se precisan son insignificantes, por no decir irrisorios.

Si la felicidad madura consistiera en poner en cierta sintonía el cómo te ves y el cómo te ven, aquí habría que hacerse mejores propósitos para este año ahora que empieza. Mientras nosotros vemos embajadores e ingenieros, ellos ven descargadores de camiones y cajas. Y mientras aquí vamos «a lo grande», que para eso tenemos perfil propio y para eso el alcalde de Vic ha tenido la clara visión ya del Estado catalán, por ahí nos ven el perfil «picking». En fin, algo grande de verdad: hoy abren de nuevo sus puertas al público los Cines Méliès, unas salas que derrochaban el cien por cien de su buen gusto en la programación de películas, siempre las mejores, y no del fin de semana, sino de toda la Historia. Bueno, la palabra Historia tal vez sea políticamente incorrecta.