Joan Carles Valero - Letras expectativas

Decididos

La educación superior también se ha visto impelida a cambiar de paradigma

Joan Carles Valero
Actualizado:

La revolución a la que se ven sometidos la mayoría de sectores, desde la banca al turismo, el transporte y los medios de comunicación, por citar unos ejemplos, obedece a la acción combinada de la globalización y la digitalización. La educación superior también se ha visto impelida a cambiar de paradigma. La escuela de negocios Esade se ha propuesto recuperar el espíritu visionario de sus padres fundadores para ofrecer, 58 años después de su nacimiento, un nuevo modelo que responda al liderazgo que ahora reclama la sociedad.

Hoy en día, las personas pueden acceder al conocimiento básico de forma autónoma y a bajo coste, no necesariamente intermedidas por profesores, con lo que la asistencia física a clase se ha reducido. Y sin embargo, en el año 1 del programa «Student First» de Esade que ayer presentó su directora general, Eugenia Bieto, el aula deviene más necesaria que nunca para aprender a saber hacer, ya que los alumnos acudirán a clase con los conocimientos básicos adquiridos mediante distintos formatos. Aprender en modo gran angular, saltando las barreras de las disciplinas académicas. Ese es el nuevo modelo, que implica un renovado contrato psicológico entre alumnos y profesores y que supone un paso adelante en el «blended learning», además de una inversión de diez millones de euros que la escuela de negocios sufragará mediante el mecenazgo de empresas y antiguos alumnos.

Uno de los profesores que ya ha implementado el nuevo sistema en el Grado de Derecho y Global Governance es Javier Solana, paradigma de experiencia docente y al frente de cargos de responsabilidad nacional e internacional que, sin embargo, ha apostado por abandonar las clases magistrales.

Fuera de ese entorno competitivo, pero con el mismo afán renovador, la periodista Ana Basanta explica en su nuevo libro «Decididos» (Diéresis) diez historias de personas que han experimentado un giro a sus vida desmarcándose de las opciones mayoritarias. El título tiene que ver con el empuje y la valentía de los protagonistas, porque no siempre es fácil dejar atrás la inercia de la rueda de nuestras vidas. El mérito de estos radicales vitales es que han sabido escucharse a sí mismos. Personas que han dejado el trabajo no por razones económicas, sino para dedicar el tiempo que tienen a lo que quieren. También son historias de superación personal por dramas o enfermedad; o de quienes han abandonado la ciudad para reencontrarse en el campo. Viajes, historias de solidaridad, en distintas culturas y escenarios, cuya lectura contagia porque resulta fácil identificarse con ellos. ¿Quien no ha querido dar un giro a su vida alguna vez?

Joan Carles ValeroJoan Carles Valero