Daniel Barenboim

Daniel Barenboim dirige a su West Eastern Orchestra en l´Auditori

P. M.-H./
Actualizado:

BARCELONA. Daniel Baremboim continúa estando de plena actualidad en España, aunque esta vez envuelto en la polémica. Al despegue del proyecto que se inscribe dentro de la Fundación Barenboim-Said -constituida el martes pasado en la localidad andaluza de Pilas con un presupuesto que ha levantado ampollas por agravios comparativos-, se une esta minigira que trae a la West Eastern Divan Orchestra a la capital catalana dentro de la programación de música clásica del Fórum. Barenboim, que también actuará en Madrid -entonces con la Staatskapelle de Berlín-, está realizando una reconocida labor al frente del Taller del Diván, que lleva seis convocatorias en Sevilla, un proyecto que sienta en un mismo escenario a jóvenes músicos palestinos, judíos y andaluces con todo lo que ello significa como esfuerzo pacifista y cultural.

Dentro del ciclo «Música per la Convivència de les Cultures», Daniel Barenboim se subirá al podio de l´Audito-ri el próximo martes convocado por el Fórum para dirigir el popular «Concierto para piano y orquestra N. 3 en Do menor, Op. 37», de Beethoven, con el mismo Barenboim como solista, una cita que los melómanos no pueden dejar pasar, ya que ver actuar al músico argentino-hispano-israelí como solista y como director en un mismo concierto es un raro espectáculo. En la segunda parte de la velada se ofrecerá la «Quinta Sinfonía» del compositor ruso Piotr Ilych Chaikovsky.

El proyecto de Barenboim en Sevilla ha despertado muchas críticas porque el presupuesto de tres millones de euros con los que la Fundación Barenboim-Said espera contar para desarrollar sus ambiciosos proyectos serían ofrecidos por la Junta de Andalucía en el caso de que no se encontraran auspiciadores privados para solventar esa cifra. Si se tiene en cuenta que la Junta aporta bastante menos de esa cantidad a las perlas de su actividad cultural regular -2,6 millones a la Sinfónica de Sevilla, 2,6 a la Sinfónica de Málaga y sólo 1,2 al Teatro de La Maestranza-, es lógico que desde diversos sectores andaluces no se vea con buenos ojos esta repentina generosidad con el proyecto liderado por Barenboim que incluye la creación de la Academia de Estudios Orquestales de Sevilla y un proyecto educativo en Palestina, además de la creación de la Orquesta Joven de Palestina.