Millet y Montull, junto a su abogado, en el centro, a su salida de la prisión de Brians 2
Millet y Montull, junto a su abogado, en el centro, a su salida de la prisión de Brians 2 - YOLANDA CARDO

Cuando Millet y Montull sí ingresaron en prisión

El «caso Hotel», una derivada del caso Palau por la que ahora han sido absueltos, llevó a los saqueadores a dormir entre rejas apenas 13 días

Siete años después del primer registro de los Mossos, el juicio por el saqueo del Palau aún no tiene fecha

BARCELONAActualizado:

El caso Palau de la Música, el mayor escándalo de corrupción destapado nunca en Cataluña, está lleno de paradojas, empezando por el hecho de que, transcurridos casi siete años desde el primer registro de los Mossos d'Esquadra, sus principales responsables, Fèlix Millet y Jordi Montull, siguen en sus casas, a la espera de un juicio que se eterniza.

Curiosamente, fue una de las derivadas del caso, la relativa al hotel que debía construirse al lado del auditorio modernista -y sobre la que justo hoy el Tribunal Supremo ha dictado su absolución-, el motivo por el que, durante apenas 13 días, Millet y Montull si durmieron entre barrotes.

La orden de prisión preventiva, que fuentes del caso reconocen que se adoptó en parte por el clamor e indignación ciudadana tras conocerse los detalles del caso principal, el de l saqueo del Palau, llevó a Millet y a su mano derecha Montull a la prisión de Brians 2, donde el que fuera el factótum del Palau dijo que les habían tratado "correctamente". Más lacónico, Montull dijo que la prisión era "triste".

Su paso por la prisión fue fugaz, apenas llegó a las dos semanas, una experiencia de la que han podido resarcirse en los años posteriores, en los que la tortuosa instrucción del caso Palau, en parte debido a los múltiples cambios de juez, hasta cuatro, hace que aún no haya fecha para la celebración del juicio oral. Fuentes judiciales dan por sentado que no será antes de 2017.

Mientras, Millet y Montull, siguen escurriéndose ante la Justicia, y ayer mismo se conocía que el Tribunal Supremo ha anulado la condena a un año que la Audiencia de Barcelona impuso a los exresponsables del Palau por tráfico de influencias, y ha confirmado las absoluciones para la antigua cúpula de Urbanismo de Barcelona, en relación con el llamado caso Hotel del Palau.